Crisis municipal en Móstoles por la celebración del festival "Amanecer Bailando"

Polémica en el Ayuntamiento de Móstoles por un festival de música. El PSOE ha permitido que "Amanecer Bailando", que congrega a unas 15.000 personas, se celebre en septiembre en el parque natural de El Soto. Algo que no ha gustado ni a la oposición ni a sus propios socios de Gobierno (Ganar Móstoles e IU-LV), quienes denuncian el daño que puede ocasionar a este espacio verde. Varias asociaciones de vecinos de Móstoles han anunciado el pasado jueves el abandono de todos los órganos de participación ciudadana del municipio en señal de protesta por la "la imposición" por parte del Gobierno municipal de celebrar el festival en el parque natural.

No obstante, la alcaldesa socialista de Móstoles, Noelia Posse, se mantiene firme en su decisión, y desatando las críticas de Ganar Móstoles, que avisan que el acuerdo de gobierno en el consistorio peligra, si no se da marcha a trás a la decisión y se busca otro lugar para la celebración del festival. Misma postura que comparte los ediles de IUCM-IV, quienes también se muestran contrarios a la celebración del evento en el Soto, por los daños que ocasionarían al parque natural.

Junto a ellos, se han manifestados contrarios a la celebración del festival en ese espacio natural asociaciones de vecinos mostoleñas y grupos ecologistas.

A pesar de ello, desde el Ayuntamiento, afirman que la celebración de los conciertos en el Parque de El Soto, no altera su uso y justifican su elección aduciendo que posee "la misma calificación de terreno" dentro del Plan General de Ordenación Urbana que el que tiene el de Finca Liana, en el que cada mes de septiembre se vienen celebrando las fiestas del municipio.

Varias asociaciones de vecinos de Móstoles han anunciado esta pasada semana el abandono de todos los órganos de participación ciudadana del municipio en señal de protesta. El presidente de las Asociaciones de Vecinos Coordinadas, Ricardo Zamora, ha manifestado en un comunicado su "total desacuerdo" con la actitud "impositiva" del Gobierno municipal, motivo por el cual han decidido "dejar de participar" en órganos como los consejos y plenos de distrito, los consejos sectoriales o en el debate sobre el estado del municipio.