Cosidó pide "proporcionalidad" a los Policías en momentos de "conflictividad social"

Cosidó pide "proporcionalidad" a los Policías en momentos de "conflictividad social"
Cosidó pide "proporcionalidad" a los Policías en momentos de "conflictividad social" |Telemadrid

El director general de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, Ignacio Cosidó, ha instado este martes a los nuevos agentes destinados en la Comunidad de Madrid a cumplir la proporcionalidad en su actuación policial en momentos de "conflictividad social", en especial en Madrid. Cosidó ha presidido esta mañana la presentación de las nuevas unidades de policía nacional destinadas a la Comunidad de Madrid en el Complejo de Policía Nacional de Canillas. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, la consejera de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid, Regina Plañiol, y la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, han asistido al acto que apenas ha durado unos minutos.

El director general del Cuerpo Nacional de Policía, Ignacio Cosidó, ha pedido a los nuevos agentes destinados en Madrid que en su labor de garantizar el ejercicio de los derechos ciudadanos actúen con "proporcionalidad y profesionalidad", porque la paz social y la seguridad son básicas para superar la crisis.

Cosidó ha presidido la presentación de los 1.178 nuevos policías que se incorporan a las plantillas policiales de Madrid.

El director general de la Policía ha dicho a los nuevos agentes que su labor no sólo se limitará a la lucha contra la delincuencia, sino que también tendrán la misión "esencial" de garantizar el libre ejercicio de los derechos de todos los ciudadanos.

"En un momento de gran conflictividad social, que se vive de forma especial en la capital, vuestro trabajo es fundamental para garantizar la convivencia, la paz social y el respeto a los derechos de todos; por eso vuestra actuación debe estar regida en todo momento por el cumplimiento estricto de la legalidad, por la profesionalidad y la proporcionalidad en todas vuestras acciones, y por el ejercicio responsable de la autoridad", les ha advertido.

Además, ha asegurado que sin seguridad no puede haber libertad, desarrollo ni crecimiento económico, y por eso la labor de la policía es "especialmente trascendente" en un momento de "enorme dificultad para España".

"Garantizando la seguridad, el Estado de Derecho y la paz social, estaremos contribuyendo decisivamente a superar la crisis", ha subrayado.

Ha insistido en que esperan "tiempos difíciles" en los que el Cuerpo Nacional de Policía, como toda la sociedad, "sufrirá los efectos de la crisis". "Tendremos que dar lo mejor de nosotros mismos para lograr que, a pesar de las restricciones, la seguridad de los ciudadanos no se resienta", ha añadido.

Ignacio Cosidó ha pedido también a los nuevos policías que tengan siempre presentes los valores "humanitarios" y que vuelquen su servicio en la protección de los sectores más vulnerables de la sociedad.

REDUCCIÓN DE LAS INFRACCIONES Y AUMENTO DE LA EFICACIA POLICIAL

El director general de la Policía ha señalado que los más de 12.000 agentes que operan en la región han contribuido a que en 2011 las infracciones penales se redujeran más de un 3%, y a que la eficacia policial aumentara casi un punto y medio. Una tendencia, ha explicado, que sigue, ya que en lo que llevamos de año la delincuencia "sigue cayendo a buen ritmo" y la eficacia ha crecido en casi dos puntos.

"La incorporación de estos más de mil efectivos a Madrid tiene que servir para acelerar esa tendencia positiva", ha señalado.

Durante el acto, un centenar de policías se manifestaban en la puerta del Complejo Policial de Canillas, convocados por los tres sindicatos policiales mayoritarios, para protestar por las medidas aprobadas la pasada semana por el Gobierno. Lorenzo Nebreda, portavoz de la Confederación Española de Policía, ha explicado que con los nuevos recortes los agentes "van e estar mucho más preocupados por llegar a fin de mes que por realizar su trabajo", ya que un policía puede cobrar de media, según ha dicho, unos 1.400 euros al mes sin poder compaginar su actividad con ningún otro trabajo. Nebreda ha insistido en que esta situación no sólo afecta a los policías, sino que "deja la seguridad pública a los pies de los caballos".

Serafín Giraldo, portavoz de la Unión General de la Policía, ha criticado que a los trabajadores públicos se les recorten sus derechos y se les reduzca el sueldo "en beneficio de los privilegios" de los políticos