Concentración en Alcorcón para pedir protección para familias afectadas por la pobreza energética

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Alcorcón se ha concentrado este sábado frente al Ayuntamiento para exigir protección para las familias.

"Para reivindicar lo que llevamos pidiendo desde hace años: la necesidad de tener viviendas de emergencia social en la ciudad, la puesta en marcha de la oficina de intermediación hipotecaria y el apoyo del Gobierno municipal a la ILP", han insistido.

En el comunicado, hacen referencia directa al incendio en el que se vio envuelta una mujer y sus tres niños menores de edad la madrugada del lunes, que desde la PAH ya denunciaron entonces que se trataba de un caso de "pobreza energética" al tener que iluminarse con velas por no tener electricidad.

Para la Plataforma, "no es un accidente", sino que "esta familia es la primera de muchas que se verán expuestas a la pobreza energética". Además, apuntan a que sí hay responsables en una situación que es "resultado de unas políticas contrarias a los Derechos Humanos"; pero recalcan "también hay soluciones".

En este sentido, los activistas antidesahucios han asegurado que llevan años denunciando que Alcorcón no dispone de viviendas de emergencia social, "no sólo para estos casos, sino también los de violencia machista", a pesar de "haber viviendas vacías".

Y, según dicen, tampoco existe una oficina de intermediación real. Finalmente, piden que exista un apoyo municipal para sacar adelante la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) contra la pobreza energética a nivel regional y a favor de garantizar el derecho a una vivienda digna.

La ILP fue promovida por Plataforma de Afectados por la Hipoteca, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid y la Asociación Libre de Abogados y contó con la firma de más de 77.000 madrileñas y madrileños, según han explicado.

OLGA SOBREVIVE CON 365 EUROS

Olga es una vecina de Usera que vive en una situación de pobreza energética. Tiene un hijo y dice que, en estas fechas, tiene que elegir entre comer o calentarse.

Olga nos abre su casa. Tiene 49 años y recibe una ayuda de de 365 euros.

"Hay meses que no puedo permitirme ni comprar a final de mes un yogur" asegura.

Ella es una de las víctimas de la pobreza enérgetica. Y cada mes se enfrenta a un dilema: "Y cuando me vienen los recibos que me vienen. Me vienen recibos de ciento y pico de euros. Entonces cuando yo cojo el dinero tengo que decidir sin darle de comer a mi hijo o dar luz a mi hijo".

Llega el invierno y Olga tiene miedo: "el invierno va a ser muy duro porque no puedo encender la calefacción".

Además Facua denuncia que el precio de la luz es de los más elevados de Europa. La pobreza energética es la imposibilidad de poder mantener la temperatura de la vivienda a una temperatura adecuada o la imposibilidad de poder acceder a una vida normal y corriente a traves de la luz.

La pobreza enérgetica y la pobreza en todos los sentidos es una ruina en una familia. Una ruina como la de Olga que según un informe de Gas Natural afecta a un 23% de hogares en nuestra comunidad