La Comunidad retira más de 26.000 productos inseguros en lo que va de año

La Comunidad de Madrid ha retirado más de 26.000 productos peligrosos no alimentarios durante el primer semestre del año pues han dado resultado de riesgo y de inseguridad para los consumidores. Según ha informado este miércoles la directora general de Consumo, Mar Pérez Merino, Madrid es la segunda región más activa en las alertas de productos inseguros con un total de 50 avisos durante los seis primeros meses del año. El primer puesto lo ocupa Galicia.

Así lo ha asegurado Pérez Merino en la presentación del balance de la red de alerta de productos peligrosos e inseguros en donde el total de avisos de este primer semestre "supone un 26 por ciento menos que las notificadas durante el mismo periodo del año anterior, según los datos de los servicios de inspección de la Dirección General de Consumo".

"En lo que va de año, se han retirado más de 26,000 productos que han dado resultado de riesgo y de inseguridad para los consumidores", ha explicado la directora general.

Mientras, el año pasado la Comunidad retiró un total de 148.560 productos, lo que supuso el 18 por ciento del total nacional de los que la mayoría tenían riesgos de incendio, de lesiones y de asfixia.

LOS VEHICULOS SON LOS MAS PELIGROSOS

La mayor parte de las alertas que se han realizado durante los seis primeros meses del año, un 30 por ciento corresponde a la categoría de vehículos y accesorios, seguido pos luminarias con el 12 por ciento, juguetes y vestimenta infantil con un 10 por ciento cada uno.

Además, los artículos de ocio y deporte han representado el 10 por ciento de los productos alertados, seguido por los artículos decorativos y los productos de vestimenta de adulto.

Las alertas sobre los pequeños electrodomésticos se han reducido un 92 por ciento pues se ha pasado de 12 en el primer semestre del año pasado a uno durante el mismo periodo de este año. Lo mismo sucede con los juguetes alertados que ha descendido un 75 por ciento al pasar de 20 a cinco.

Asimismo, Pérez Merino ha mostrado algunos de los productos alertados que presentan riesgos de asfixia o de lesiones como un mechero que da descargas eléctricas o un arco con flecha que tiene pequeñas piezas.

Otros de los artículos que ha mostrado son pequeños electrodomésticos como exprimidores, estufas o planchas con riesgo de choque eléctrico o quemaduras.

UN TOTAL DE 19 CAMPAÑAS DE INSPECCION

Pérez Merino ha explicado que a partir de septiembre se van comenzar las campañas de inspección dirigidas a los sectores más reclamados por los consumidores.

De tal modo que se han programado para este año un total de 19 campañas para la inspección de los artículos más peligrosos como es el caso de los vehículos de segunda mano, la publicidad comercial o los teléfonos móviles.

Puesto que la mayor parte de las alertas se dan en la categoría de automóviles, cuando alguien notifica un riesgo por parte de un fabricante de vehículos "se comunica a los usuarios de las medidas adoptadas por la empresa para la reparación de los defectos controlados".

Por ello, la directora general de Consumo de la Comunidad ha recordado que esta detención de productos tiene su origen por las inspecciones que efectúa la Administración.

Además, ha asegurado que los fabricantes y distribuidores "están obligados por la ley a notificar a Consumo los fallos que detectan en sus artículos y subsanarlos".

El Portal del Cosumidor de la Comunidad permite a cualquier ciudadano o empresa comunicar a la Administración la existencia de un producto inseguro. También ofrece información actualizada de las alertas que genera la región.