La Comunidad recurrirá el auto del Tribunal Superior que paraliza la externalización sanitaria

La Comunidad recurrirá el auto del Tribunal Superior que paraliza la externalización sanitaria

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, ha insistido en que el auto emitido ayer por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid sobre la adjudicación de la gestión de seis hospitales suspende un concurso "ya ejecutado" que no se va a volver a convocar.

Tras la reunión del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, Lasquetty ha avanzado que esta decisión judicial se recurrirá en días porque, en su opinión, los fundamentos jurídicos que expone el TSJM no "contienen" un "sostén" o una "precisión" como la que requiere una medida cautelar de este tipo.

"No nos planteamos la posibilidad de convocar otro concurso (...) Está muy bien convocado", ha manifestado.

El consejero de Sanidad, que hoy ha expuesto en el Consejo de Gobierno un informe sobre el auto ha indicado que la Comunidad está estudiando el auto para conocer su "alcance" y recurrirlo en un plazo de días.

"NO ENTRA EN EL FONDOD EL ASUNTO"

Ha abundado en la idea de que, en su parte dispositiva, la decisión del TSJM supone suspender la resolución que suponía la convocatoria del concurso, que ya ha sido ejecutado y no entra en el "fondo" del asunto.

El auto, ha proseguido Lasquetty, no pone en cuestión si se puede o no gestionar un hospital público a través de una forma diferente a la habitual, la directa.

"No lo pone en cuestión porque hay una ley vigente de 1997 votada por el PSOE que expresamente prevé la posibilidad de que centros sanitarios públicos sean gestionados por una empresa a través de una concesión administrativa", ha apostillado antes de referirse a una sentencia del Supremo del año 2005 que señaló que este modelo se ajustaba a la legalidad.

Sobre la cuestión del cambio en la fianza exigida a las empresas, citada en el auto del TSJM, Lasquetty ha insistido en que el borrador de los pliegos se dio a conocer y a cada paso fue publicado en internet en el perfil del contratante de la Comunidad.

Esa corrección de errores no perjudicó a nadie, ha sostenido, porque nadie acudió a los tribunales a reclamar que esa corrección de errores le perjudicó y porque ese argumento no tiene "veracidad" toda vez que los opositores al concurso pidieron que nadie acudiera al mismo.

El consejero de Sanidad ha considerado que la suspensión dictada por el TSJM perjudica a todas las partes, incluso a los recurrentes, el sindicato médico AFEM.

Ha defendido la legalidad y transparencia del proceso y los beneficios del sistema de gestión indirecta, y a este respecto ha aludido a que el texto del TSJM no alude a "supuestos perjuicios para derechos de los ciudadanos.

"Más bien de lo que habla es de cómo esto podría tener consecuencias para los empleados públicos", ha continuado Lasquetty, que también ha negado este extremo apelando a lo ocurrido con los tres hospitales públicos de Madrid que funcionan desde hace años bajo este sistema -Valdemoro, Torrejón de Ardoz y Móstoles-.

LAMENTA EL CARRUSEL DE DECISIONES JUDICIALES

Lasquetty ha lamentado el auténtico carrusel de decisiones judiciales "contradictorias entre sí" que han emitido los juzgados en las últimas semanas, que en su opinión generan confusión e inseguridad jurídica.

A continuación, ha resaltado que lo que verdaderamente perjudica a la sanidad es el frente común "de ataque" a este proceso por parte de sindicatos, movimientos asamblearios y el PSM.

El responsable de Sanidad ha acusado a estos de tener unos intereses "alejados" de los de los ciudadanos y de suministrarse entre ellos argumentos con un "objetivo común", que ha resumido con la frase "que todo siga como está".

"Sistemáticamente desde el mes de diciembre para acá las actuaciones de AFEM, PSM y otros movimientos asamblearios han sido conjuntadas", ha significado Lasquetty, que ha comentado que no sabe a quién votan los afiliados de AFEM porque ni siquiera sabe si tiene afiliados, puesto que "es un sindicato que no se presenta a las elecciones sindicales".

Lasquetty ha explicado que la Comunidad de Madrid no tiene un 'plan b' en el caso de que el traspaso de la gestión a las empresas sea suspendido de forma definitiva y ha agregado que no le corresponde a él decir durante cuánto tiempo se puede "dilatar".

No obstante, ha recalcado que los seis hospitales afectados seguirán funcionando con normalidad.

Lasquetty ha avanzado que conoce que un 95% de los trabajadores -190 de 200- ya habían suscrito una manifestación de conformidad con las empresas "porque les parecían buenas las condiciones" que se le ofrecían en los hospitales, un resultado que según ha indicado "debería hacer reflexionar" a quienes durante meses han dicho que podrían ser "maltratados".

Finalmente, el consejero ha defendido que la mayoría de madrileños respaldan esta medida, así como "una parte de los profesionales de la sanidad", y que nadie podía desconocer antes de las pasadas elecciones que el Partido Popular es partidario de que haya servicios sanitarios gestionados por empresas cuando había creado con tal fórmula tres hospitales.