La Comunidad recuerda que está prohibido hacer barbacoas en cualquier lugar del monte

barbacoa_470
Una barbacoa en el campo |archivo

La Comunidad de Madrid ha recordado que hasta el 31 de octubre y coincidiendo con las épocas de riesgo medio y alto de incendios forestales está prohibido el uso del fuego en todas las zonas forestales de la región, ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

En virtud del Plan de Protección Civil contra Incendios Forestales (INFOMA) se prohíbe expresamente la realización de barbacoas en todo tipo de áreas recreativas y en aquellas zonas no urbanas que no respeten un perímetro mínimo de 200 metros con respecto a la zona forestal.

La prohibición afecta también al uso de cualquier tipo de maquinaria que pueda generar chispas o descargas eléctricas, como son las motosierras, podadoras o radiales. El incumplimiento de esta normativa conlleva la asunción de las responsabilidades administrativas que pueden derivar en acciones de tipo penal en el caso de que se origine un incendio forestal.

El Gobierno regional pone a disposición de los ciudadanos una dirección de correo electrónico (cecopinfo@madrid.org), un fax (91 580 18 48) y un teléfono gratuito específico (900 811 208), donde se puede obtener información sobre las condiciones exigidas para realizar cualquier actividad relacionada con el fuego.

Si el punto donde se pretende utilizar el fuego, ya sea para hacer barbacoas o para cualquier otro uso, está dentro del terreno calificado como urbano, pero se encuentra a menos de 50 metros de la zona forestal, el usuario deberá solicitar el pertinente permiso del ayuntamiento de la localidad que se encargará de autorizar o no la actividad.

En estos casos, una vez obtenido el permiso municipal para larealización del fuego, la persona que lo ha solicitado deberá notificarlo obligatoriamente a la Dirección General de Protección Ciudadana de la Comunidad de Madrid.

Esta notificación previa permite que la red de vigilancia de incendios forestales tenga controlada cualquier columna de humo que pueda apreciarse y no se confunda con un incendio forestal.