La Comunidad permitirá a los centros escolares que elaboren el 35% de sus curriculum

La Comunidad de Madrid, a través de la aprobación de un nuevo decreto, va a permitir a los centros escolares que elaboren el 35% de sus curriculum en función de las necesidades que tenga su alumnado, según ha avanzado la consejera de Educación madrileña, Lucía Figar. De esta manera, los centros, ya sean públicos, concertados o privados, podrán elegir "dentro del horario lectivo" dar más clases de Matemáticas o Lengua, incluir otras lenguas extranjeras como el alemán o chino, o introducir materias especializadas en alguna actividad deportiva. Cualquier proyecto debe contar "con el visto bueno de la Consejería".

Todo esto, ha señalado Figar, "respetando y sin romper" los conocimientos mínimos que establece el Ministerio de Educación, al que según la Ley Orgánica de Educación (LOE) le corresponde la elaboración del 65 por ciento del curriculum escolar y fija "los aspectos básicos para garantizar una formación común en todo el territorio nacional".

Figar ha señalado que se da este paso tomando en consideración las recomendaciones del informe PISA, siguiendo la estela de los países números uno en Educación, como Canadá, Finlandia o Corea y que, en España, sólo Cataluña ha hecho algo similar, aunque en su caso, según la consejera, de forma "más tímida".

La consejera ha señalado que esta nueva medida, que da "mayor autonomía a los centros" podrá estar en marcha ya de cara al curso 2011-2012, puesto que este mismo jueves el Consejo de Gobierno de la Comunidad ha aprobado remitir al Consejo Escolar el proyecto de decreto que modifica los decretos que establecían hasta ahora el currículo autonómico en Educación Primaria y Secundaria.

Como ha explicado Figar, este cambio normativo permitirá a los centros educativos de la región desarrollar proyectos propios que impliquen una organización horaria de las materias distinta a la establecida con carácter general. En concreto, los centros privados podrán hacerlo, en virtud de la autonomía que la LOE les confiere y los sostenidos con fondos públicos acogiéndose a la implantación de planes de innovación.

La LOE, impulsada en 2006 por el Gobierno de Rodríguez Zapatero, atribuye al Ministerio de Educación la fijación de los aspectos básicos del currículo para asegurar una formación común. Así, fija las áreas o materias y el 65 por ciento del horario lectivo, siendo la Comunidad de Madrid la competente para completar esas enseñanzas hasta el cien por cien del horario lectivo.

Con la modificación de los decretos, la Comunidad de Madrid cederá sus competencias a los centros educativos, para que ellos utilicen ese 35 por ciento de horario para reforzar las áreas o materias que consideren oportuno según las características y necesidades de sus alumnos. "Así los centros tendrán autonomía para reforzar las áreas o materias que consideren convenientes de acuerdo con las necesidades de sus alumnos y con las demandas de las familias", ha indicado Figar, destacado que en todo caso, los centros deberán respetar el currículo básico establecido por el Ministerio de Educación para toda España, y realizar todas las evaluaciones externas que establezca la Consejería de Educación.

FIJACION DE ESTANDARES

Por otra parte, la Consejería de Educación precisará los contenidos mínimos y fijará aquellos que considera esenciales para cada ciclo de Educación Primaria y para cada curso de Educación Secundaria Obligatoria (estándares).

Figar ha explicado que en esta legislatura se han establecido ya esos estándares para Matemáticas y Lengua castellana, en Primaria, y para las Matemáticas de los tres primeros cursos de la ESO. Así, ahora la Consejería de Educación publicará los estándares o conocimientos esenciales que forman parte de los currículos de Conocimiento del medio natural social y cultural.

Según la Comunidad, esos estándares serán lo suficientemente claros y sencillos para que las familias puedan comprobar si sus hijos están aprendiendo lo mínimo establecido y exigir a los centros que cumplan con el mismo.

Se trata de una manera de trabajar que ya se ha tratado con el proyecto educativo de colegios públicos bilingües. La implantación del bilingüismo ha establecido, entre otras cosas, una hora diaria de inglés frente a las tres horas semanales establecidas con carácter general y para ello, se modifican los horarios de otras materias como conocimiento del medio, educación artística y educación física.

Preguntada por los plazos para llevar a cabo esta iniciativa, ha indicado que la Consejería de Educación cuenta con personal "de sobra para valorar este tipo de proyectos educativos" en sus respectivas direcciones y que con los plazos que están manejando este año, no esperan "que haya una gran petición de proyectos para el próximo mes de septiembre".

No obstante, ha aclarado que sí que va a haber "algunos" puesto que "desde muchas instancias se estaba esperando un cambio normativo como éste". Ha añadido que por vía reglamentaria se fijarán los plazos y se tratará de dar alguna seguridad jurídica a las cuestiones que van a valorar.

Sobre el coste que puede suponer esta medida, la responsable de Educación madrileña ha indicado que en los centros privados y concertados "no supondrá coste", y que en los colegios públicos e institutos se analizará el proyecto y se atenderá sin que eso suponga un incremento en el presupuesto de la Consejería.

Figar ha señalado que este posibilidad no deja de tener carácter "voluntario" y que supone "un cambio de filosofía de calado", poniendo "el énfasis en lo que los alumnos deben saber, en los conocimientos" pero dando "mayor libertad y autonomía para que sean los profesores los que digan cómo se pueden alcanzar esos objetivos".