El Hospital de Fuenlabrada pone en marcha el primer acelerador lineal contra el cáncer

Acelerador lineal contra el cáncer
Acelerador lineal contra el cáncer

La Comunidad de Madrid ha puesto en funcionamiento en el Hospital de Fuenlabrada el primer acelerador lineal adquirido gracias a los 46,5 millones que la Fundación Amancio Ortega ha donado a la región para la lucha contra el cáncer.

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha comprobado el funcionamiento de este nuevo acelerador True Beam, que tiene aplicación en prácticamente todo tipo de cánceres, aunque tiene un papel especialmente relevante en el abordaje de tumores de pulmón, mama, próstata, digestivos y de cabeza y cuello.

Será posible, por ejemplo, la irradiación de metástasis cerebrales múltiples o de tumores pequeños en regiones como el tórax, que se ven afectados por el movimiento respiratorio.

Acelerador lineal contra el cáncer

El equipo puesto en marcha en el Hospital de Fuenlabrada ofrece una "mejora sustancial" de la precisión con la que se administra la radiación, lo que permite "un mayor control tumoral y reducir las dosis de toxicidad" en los órganos sanos adyacentes.

Además, este acelerador de prestaciones especiales permite implantar técnicas que requieren alta precisión como son la radioterapia estereotáctica corporal y la radiocirugía craneal.

Otra ventaja es la posibilidad de reducir la duración total del tratamiento, ya que al aumentarse las dosis por sesión se reduce el número de días que los pacientes reciben radioterapia. Una mejora para los pacientes y para el sistema, puesto que permite que un mayor número de personas accedan al equipo en el mismo periodo de tiempo.

El número de pacientes tratados en el nuevo acelerador estará en torno a los 65-70 al día, variando dicho numero en función de la complejidad de la técnica de radioterapia externa empleada.

Iglús rosas solidarios en la lucha contra el cáncer de mama

Por otro lado, el Ayuntamiento de Fuenlabrada ha instalado iglús rosas solidarios en la lucha contra el cáncer de mama.

Son cuatro contenedores y el vidrio que se recoja se transformará en una donación para la Fundación Sandra Ibarra.