La Comunidad cambia el sistema de ayudas para libros por un sistema de préstamo

Figar
Figar

La Consejería de Educación y Empleo de la Comunidad de Madrid ha decidido eliminar las becas de libro de texto para el próximo curso y en lugar de estas ayudas, extenderá el sistema de préstamos de este material en los centros directamente, han explicado fuentes del Departamento que dirige Lucía Figar.

En concreto, explican que se ha decidido cambiar el modelo de cheques-libro actual, en vigor desde el curso 2006/2007, para sustituirlo por un sistema de préstamos que, aunque ya existe en Madrid, será potenciado con la "transferencia directa" a los centros de los fondos necesarios para la compra y gestión de los libros.

Los préstamos incluyen el segundo ciclo de Educación Infantil, Primaria y Secundaria. Con los libros adquiridos por los centros, éstos crearán un fondo bibliográfico para realizar la cesión a los alumnos y asegurar su mantenimiento.

Los libros que se adquieran deberán tener una duración mínima de cuatro años y serán los Consejos Escolares los que establezcan el funcionamiento del sistema en cada centro atendiendo a sus propias necesidades.

CUIDAR EL MATERIAL

Según este sistema, el alumno beneficiario del préstamo se comprometerá a cuidar el material escolar que se le ceda gratuitamente y a devolverlo en buen estado. Si el alumno deteriora el libro y éste no puede ser usado al año siguiente, la familia tendrá que abonar el precio del mismo para que el centro adquiera uno nuevo.

En caso de que no lo reponga perderá el derecho a participar en el sistema de préstamo de libros para el siguiente curso, tal y como ya establece el Decreto de Convivencia aprobado por la Comunidad de Madrid en 2007.

Desde la Consejería explican que otras comunidades autónomas como Castilla-La Mancha, Andalucía, Aragón, La Rioja, Navarra, Extremadura o País Vasco llevan aplicando este sistema de préstamo de libros desde hace años.

En opinión del Gobierno regional, con este modelo se logra sacar "mayor provecho" de los fondos dedicados a Becas y Ayudas, ya que varias familias podrán aprovechar los libros adquiridos por los centros en diferentes años.

La Comunidad aprobó el curso pasado destinar 30 millones a las ayudas para la adquisición de libros y material didáctico, beneficiando así a casi 310.000 familias, casi 10.000 más que en 2010. El importe de la beca para los alumnos de Primaria era de 90 euros (14 euros menos que en el curso 2010-2011) mientras que la de Secundaria se mantenía en 110 euros.