La Comunidad consulta a los ayuntamientos sobre la eliminación de las licencias de obra y actividad

Esperanza Aguirre ha elegido hoy Alcorcón como escenario para dar luz verde a su proyecto de impulso al comercio madrileño. El Consejo de Gobierno ha decidido reducir los trámites necesarios para abrir un negocio. Será suficiente con pagar las tasas municipales y presentar, además del proyecto técnico, una declaración responsable, en la que el empresario asegura cumplir la normativa, poder acreditarlo y se compromete a seguir cumpliendo mientras mantenga su actividad. Con ello, podrá abrir al día siguiente, en lugar de tener que esperar hasta dos años para obtener la licencia.

Para ello, la Comunidad de Madrid va a dar una semana a los ayuntamientos madrileños para que se pronuncien sobre el cambio que el Gobierno regional quiere introducir con la eliminación de las licencias de obra y actividad, dentro del proyecto de ley de liberalización del comercio, que se remitirá la semana que viene a la Asamblea de Madrid, con el fin de que los consistorios puedan introducir sus objeciones a la propuesta.

En rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, celebrado este jueves de manera extraordinaria en el Ayuntamiento de Alcorcón, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha explicado que se ha acordado remitir a la Federación Madrileña de Municipios (FMM) "la parte del proyecto de ley del comercio que más afecta a los ayuntamientos". Esto es, según ha dicho, "la supresión de las licencias de obra y actividad para el caso de todos los comercios" excepto los que estén en edificios que hayan sido declarados Bien de Interés Cultural o éstos también en el caso de que anteriormente ya existiera actividad comercial, según ha explicado la presidenta madrileña.

Estas licencias se sustituirán por el cumplimiento de tres requisitos: la declaración responsable del titular de actividad asegurando que cumple toda la normativa vigente; el informe del técnico competente en el caso de que se requiera (a veces no hay necesidad de hacer obras) y la autoliquidación de la licencia municipal.

"No podemos imponer la autoliquidación a los ayuntamientos pero entendemos que es de su interés que los ciudadanos puedan, si quieren presentar su licencia y autoliquidarla, como se hace con las obras que solo requieren una comunicación", ha señalado Aguirre, que ha insistido en que se consulta a la FMM "para ver si están de acuerdo en suprimir ese trámite que llega hasta dos años de dilación".

La Comunidad les da una semana de plazo, de tal forma que el borrador se pueda aprobar la semana que viene y sea remitido a la Asamblea de Madrid, que es la que tiene la decisión de seguir adelante con el proyecto. Por lo que este trámite previo es una consulta que se hace "especialmente" a los "más afectados", los municipios "de mayor tamaño y población".

El fin es que los ayuntamientos expliquen a la Comunidad si esta supresión de las licencias por la sustitución del cumplimiento de los tres requisitos "les parece bien o les parece mal", antes de empezar el trámite de "consultas obligadas por la ley" al Consejo Económico y Social, al Consejo Consultivo o a la asociación de consumidores, entre otros. Y es que quieren "antes de nada atender los puntos de vista de los ayuntamientos sin que dilata la entrada en vigor de la ley". "Nos parece que es un cambio tan radical el quitar las licencias de obra y actividad y sustituirla, que antes queremos escuchar a los municipios", ha apuntado Aguirre, quien ha reconocido que es "posible" que se les "escapen algunos matices" que los ayuntamientos se lo harán llegar en el plazo de antes de una semana.