La Comunidad alberga el 12% de la población mundial de águilas imperiales

La Comunidad de Madrid cuenta actualmente con 55 parejas reproductoras de águila imperial ibérica, una cifra que representa el 12 por ciento de la población mundial y que consolida a Madrid como la región con mayor concentración de esta especie en peligro de extinción.

La región ha conseguido doblar la cifra de especies con respecto a 2007, a través de diferentes actuaciones como la creación de madrigueras artificiales, según ha señalado hoy el consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada.

El consejero ha acudido a la puesta en libertad de uno de estos ejemplares en el Monte de Utilidad Pública el Cañacerral, en Colmenar Viejo, donde también ha recorrido los majanos donde se crían los conejos que sirven de alimento a las rapaces.

González Taboada ha recordado que el águila liberada apareció el 14 de julio en Daganzo de Arriba, desde donde se le trasladó al Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS), donde ha recibido "todas las atenciones necesarias para su cuidado y crianza", ha señalado.

El consejero ha ensalzado la actividad del CRAS, que en los últimos años ha recuperado y puesto en libertad a más del 60 por ciento de los 12.000 animales que han recibido y, en concreto, en los últimos tres años ha recuperado a ocho águilas imperiales ibéricas.

En esta ocasión, el águila imperial liberada ha sido marcada con un radiotransmisor que permitirá a los técnicos conocer sus hábitos de comportamiento, así como su área de dispersión, lo que podrá facilitar las decisiones en la gestión de esta especie.

La Comunidad de Madrid desarrolla desde el año 2005 un plan de interconexión de los principales núcleos de águila imperial, a través de iniciativas como la construcción de majanos o madrigueras artificiales que contribuyen al asentamiento de poblaciones de herbívoros, garantizando el principal alimento de la rapaz.

En total son 176 los majanos que se han realizado en los 22 municipios de la Comunidad que forman parte de esta red de interconexión, que constituye un corredor natural entre el suroeste de la región y el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, según ha detallado la Comunidad.