La Complutense retirará esta semana los cadáveres acumulados en Medicina

Facultad de Medicina de la Complutense
Facultad de Medicina de la Complutense |Telemadrid

La Universidad Complutense de Madrid ha asegurado hoy que el departamento de Anatomía y Embriología II de la Facultad de Medicina alcanzó hace unos días un acuerdo con una empresa funeraria para la retirada de los restos humanos donados para la investigación, proceso que comenzará esta misma semana.

La Universidad ha hecho público un comunicado en respuesta a la información publicada hoy por el diario El Mundo, según la cual en las instalaciones de este departamentos se hacinan más de 250 cadáveres sin control ni higiene.

Según este periódico, el director de dicho departamento asegura que la situación se debe a que la plaza del funcionario encargado de las incineraciones no se ha cubierto tras la prejubilación del anterior trabajador debido a una impugnación de los sindicatos, que alegan que el horno crematorio emite gases nocivos.

A través del comunicado, la Universidad asegura que la noticia habla de "un falso museo de los horrores en la Facultad de Medicina", y sostiene que las fotografías publicadas se obtuvieron "de forma subrepticia en una cámara de acceso restringido".

Las fotos, continúa el comunicado, "corresponden a la fase final, cuando los restos cadavéricos formolizados y momificados han cumplido su etapa de utilización para el estudio y pasan a la fase previa a la incineración o el enterramiento".

VISIÓN DISTORSIONADA

"Por tanto, esas imágenes dan una visión distorsionada de la realidad", afirma la Universidad, que insiste en que las fotografías "muestran restos cadavéricos sometidos al proceso de secamiento antes de su incineración, dado que esos restos no pueden ser incinerados directamente al contener productos químicos".

La Universidad admite que el departamento de Anatomía y Embriología II de la Facultad de Medicina "ha atravesado un problema de dotación de personal en los últimos meses debido a la etapa de recortes que establecían una tasa de reposición cero en la plantilla", problema que "ya ha quedado resuelto".

"En los últimos días el citado departamento había alcanzado un acuerdo con una empresa funeraria para la retirada de los restos humanos que se habían acumulado, proceso que se llevará a cabo esta misma semana", añade el comunicado.

Finalmente, la Universidad remarca que el proceso de donación de cadáveres para la ciencia está "perfectamente regulado" y que la Complutense "se ciñe a él de forma estricta". "En cualquier caso, ya estaba abierto un periodo de investigación de los hechos para depurar responsabilidades en el caso de que las hubiere", concluye.

El decano de la Facultad de Medicina, José Luis Álvarez-Sala, ha declinado hacer declaraciones y se ha remitido al comunicado envidado por la Universidad.

LOS DONANTES DE CUERPO DICEN QUE ES UN CASO PUNTUAL

La Asociación Nacional de Donantes de Cuerpo a la Ciencia se ha mostrado convencida de que el hacinamiento de cadáveres en un departamento de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense es algo "puntual", y ha pedido que se siga donando porque es una práctica respetuosa y muy necesaria.

El presidente de esta Asociación, Manuel Rubio, ha explicado que el caso dado a conocer hoy por El Mundo debe de ser "muy puntual", porque todas las universidades que guardan cadáveres para el estudio de los alumnos y la investigación "tienen un código deontológico, ético y moral muy saludable".

De hecho, ha opinado que no tiene ningún sentido que una facultad reciba más cuerpos de los que puede almacenar, ya que se pueden derivar a otras universidades.

Para el presidente de la Asociación de Donantes de Cuerpo ésta es una situación extraña, ya que, según ha dicho, lo normal es que las Facultades contraten los servicios de empresas funerarias para desechar los cadáveres que ya no pueden seguir utilizándose, y no es habitual que tengan su propio horno crematorio.

Rubio ha insistido en que lo sucedido en el Departamento de Anatomía II de la Complutense no es ni mucho menos lo habitual, y ha recordado que sólo en Madrid hay 9 universidades con facultades de Medicina, y que la misma Universidad Complutense tiene otro departamento en el que no ocurre lo mismo. "Si han hecho algo mal, es algo muy puntual", ha reiterado.

Preguntado sobre si este caso puede hacer que baje el número de personas que deciden dar su cuerpo a la ciencia, Rubio ha subrayado que "bien no va a hacer", pero ha opinado que no debería afectar, dado que es un caso aislado.

En este sentido, ha pedido que se siga donando el cuerpo a la ciencia, un acto altruista que en la inmensa mayoría de los casos se trata de forma respetuosa con el fallecido y que es "muy necesario" para la formación de futuros médicos o investigadores.