La Complutense destituye al responsable del hacinamiento de los cadáveres

Petición de disculpas y aceptación de las mismas en la campaña electoral

El rector de la Universidad Complutense de Madrid, José Carrillo, ha destituido hoy al director del Departamento de Anatomía y Embriología Humana II de la Facultad de Medicina, José Ramón Mérida, responsable de la acumulación en el centro de cadáveres humanos donados para la investigación.

En un comunicado, Carrillo ha anunciado que Mérida ha aceptado la propuesta de dimisión, un día después de que la Inspección de Trabajo haya decretado la suspensión de la actividad relacionada con el tratamiento de cadáveres donados y haya clausurado el horno donde se incineraban los restos.

Carrillo ha reconocido que las imágenes de cuerpos en la fase previa a la incineración publicadas en los últimos días, "sin duda", hieren la sensibilidad y ha señalado que comparte la "alarma" que han suscitado.

"No son imágenes edificantes y su mera existencia, con independencia de algunas circunstancias de fuerza mayor, documenta fallos en los protocolos, que hemos de lamentar", ha agregado Carrillo.

El rector ha señalado que la universidad está decidida a "extremar" la sensibilidad en el trato a los cuerpos que le son donados para la docencia y la investigación, mantener el "máximo respeto" a las familias y cumplir los protocolos de custodia, conservación y manipulación.

Ha recordado además que ha ordenado una investigación de urgencia para confirmar el correcto tratamiento de los cuerpos, su "digna" custodia y la ausencia de riesgos en las condiciones de salubridad del personal ocupado en su manipulación.

Según ha añadido Carrillo, el rectorado y el decanato de la Facultad de Medicina han adoptado las medidas para resolver de inmediato esta situación y para implantar protocolos que eviten que se repita un episodio similar.

En concreto, ha indicado que se ha clausurado la zona, se ha iniciado su saneamiento y se reformarán los espacios y los procedimientos del departamento responsable.

La Inspección de Trabajo, que depende del Ministerio de Empleo, realizó una visita de oficio a la Facultad de Medicina, que se produce tras la publicación de informaciones en el diario El Mundo sobre el hacinamiento de unos 250 cadáveres almacenados en malas condiciones de salubridad en el centro.

Tras la inspección, los funcionarios han emitido un dictamen que formula una serie de observaciones sobre la situación del lugar e indica que, hasta que no se adopten medidas por el inminente riesgo para la salud de los trabajadores, se procede a la paralización de los trabajos de manipulación de los cuerpos y la de los hornos de cremación.

PROTOCOLO DE ELIMINACIÓN

El próximo viernes 23 habrá una reunión entre la Inspección y la Universidad Complutense para presentar un protocolo para la eliminación de los restos cadavéricos. Fuentes del Ministerio de Empleo han confirmado la realización de la inspección y han indicado a Efe que la Inspección de Trabajo comunicará ahora su dictamen a la empresa encargada de manipular los cuerpos y a la autoridad laboral, en este caso la Comunidad de Madrid.

La Universidad Complutense (UCM) deberá ahora seguir este dictamen o, de oponerse al mismo, recurrirlo a la autoridad laboral. La UCM anunció ayer la apertura de un expediente informativo para aclarar la acumulación de cadáveres en un departamento de Medicina, aunque aseguró que el problema de personal que provocó la acumulación de restos se ha resuelto y que esta misma semana se comenzaría la retirada de los cuerpos.

TRATAMIENTO RESPETUOSO QUE SE DA A LOS CUERPOS DONADOS

La Delegación de Alumnos de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha asegurado que en el centro no se realizan "situaciones ni actitudes denigrantes" hacia los cuerpos donados, que se tratan con todo respeto, aunque remarcan que las imágenes difundidas sobre los restos acumulados para la cremación "no se ajustan a lo que a priori puede considerarse una custodia adecuada" de los cadáveres ya utilizados para prácticas.

En un comunicado publicado en la página web de la Facultad de Medicina, el colectivo estudiantil asegura que "todos y cada uno de los profesores" de Anatomía han inculcado desde primer curso "el respeto y la gratitud hacia los donantes y sus familias", que "posibilitan" su "aprendizaje en las prácticas". "

Jamás hemos presenciado prácticas, situaciones ni actitudes denigrantes hacia los cuerpos donados. Es más, todos y cada uno de los profesores de Anatomía de nuestra Facultad nos han inculcado desde primer curso el respeto y la gratitud hacia los donantes y sus familias, que posibilitan nuestro aprendizaje en las prácticas", exponen.

No obstante, también remarcan que las imágenes difundidas "no se ajustan a lo que a priori puede considerarse una custodia adecuada de los cuerpos" y apoyan por ello la investigación que se ha iniciado en la universidad "para verificar el correcto tratamiento y custodia de los restos para asegurar las condiciones de salubridad y el trato digno a los cuerpos, y corregir de manera inmediata, en caso de que las hubiera habido, aquellas actitudes incorrectas, asumiendo los supuestos implicados la responsabilidad de las mismas".