Cifuentes destina 1.000 millones a reformas integrales y mejoras en hospitales

El Gobierno de Cristina Cifuentes invertirá en la próxima década más de 1.000 millones de euros en un plan de reformas integrales de los siete grandes hospitales de la región y en mejoras en otros 14 centros, según ha explicado la presidenta en el Hospital Ramón y Cajal.

Un plan "real, ambicioso", que supondrá una inversión media anual de unos cien millones de euro y que será "una de las actuaciones más importantes de toda la legislatura", según Cifuentes, que ha afirmado que esta medida "supone un impulso y una apuesta renovada por la sanidad pública madrileña".

En concreto, unos 700 millones se destinarán a reformas integrales del 12 de Octubre, La Paz, Gregorio Marañón, Ramón y Cajal, Clínico San Carlos, La Princesa y Niño Jesús.

Otros 14 hospitales -Móstoles, Príncipe de Asturias, Severo Ochoa, Getafe, Fuenlabrada, Alcorcón, Virgen de La Poveda, Virgen de la Fuenfría, Guadarrama, El Escorial, Hospital Central de la Cruz Roja, Santa Cristina, José Germain y Rodríguez Lafora- tendrán reformas por unos 250 millones en su conjunto.

También habrá una inversión de unos 42 millones más en la conversión del antiguo Hospital Puerta de Hierro en un nuevo y moderno centro Hospitalario de Cuidados y Recuperación Funcional de Pacientes.

No se trata solo, ha seguido diciendo, "de evitar una gotera o arreglar una tubería", sino de adaptar las habitaciones, zonas quirúrgicas y zonas de atención a los pacientes a las nuevas tecnologías hospitalarias, mejorando el servicio al paciente y procurando un ambiente de trabajo "mejor y más humanizado".

"Vamos a dar la vuelta a la situación de nuestros hospitales, a paliar nuestras carencias y dar un impulso a nuestra sanidad pública", ha prometido.

En concreto, en los siete grandes hospitales se realizarán actuaciones para perfeccionar la distribución de las urgencias, las zonas quirúrgicas y las áreas de hospitalización.

Según la presidenta, con estos cambios se van a mejorar zonas de atención directa al paciente buscando un triple objetivo: adaptarlas al cambio poblacional, adaptarlas a la evolución de la medicina moderna y de las tecnologías más avanzadas, y procurar espacios y ambientes más humanizados.

Cifuentes ha destacado la inversión prevista, que será de más de 100 millones al año durante diez años, cuando en la última década la inversión media anual en infraestructuras rondaba los 36 millones.

Una de las reformas, cuyas obras ha visitado la presidenta, es la conversión de unos antiguos quirófanos de Urgencias en un nuevo Hospital de Día Oncohematológico en el Ramón y Cajal.

Cifuentes ha incidido en que algunos centros sanitarios cuentan con décadas de servicio, "y aunque los servicios que prestan son de una alta calidad, al igual que la cualificación de sus equipos médicos, lo cierto es que necesitan una serie de reformas" para convertirlos en hospitales "de vanguardia, más modernos, espaciosos y confortables".

El director general de Coordinación de la Asistencia Sanitaria, César Pascual, ha detallado los aspectos técnicos del Plan y ha señalado que sus acciones tendrán en todo momento en cuenta a los profesionales y una mayor seguridad y confortabilidad de los pacientes.

Gracias a estas reformas, ha explicado, los centros contarán con un mayor número de habitaciones individuales, se reducirá el ruido ambiental y se tendrá un mejor control de la ventilación y de la luz natural. Además, los centros sanitarios dispondrán de unos accesos adecuados para los pacientes y se mejorarán los espacios asistenciales.

Pascual ha resaltado el "reto" que suponen estas actuaciones, porque los centros "no pueden cerrar por obras" y tienen que seguir dando asistencia, pero al mismo tiempo ha insistido en la importancia de realizarlos, porque "no nos podemos permitir el lujo de tener hospitales nuevos en edificios viejos".