Cifuentes cree que Ciudadanos busca un pretexto para dar Madrid a la "izquierda radical"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha sostenido este jueves que Ciudadanos está buscando un pretexto para que en la región gobierne la "izquierda radical" mientras que, por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado, le ha exigido que deje de "tomar el pelo" a los madrileños y dimita.

Este jueves se ha vivido un nuevo rifirafe a cuenta del master de la presidenta en la sesión del control. Ciudanos le pide que se vaya, Podemos le llama mentirosa y El PSOE dice que es urgente poner fecha a la moción. Cifuentes se defiende de la oposición y se escapa de los medios.

Durante el Pleno de la Cámara regional, en la sesión de control, Aguado ha leído una carta que le ha mandado Esther, la madre de una alumna de cuarto de Grado de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), en la que le indicó el "perjuicio" que esta ocasionando la polémica del máster al centro, que parece "una cueva de enchufados del PP". Esta también le trasladó su preocupación porque el título de su hija quede "devaluado".

"Con la mano en el corazón, ¿en sus prioridades en qué lugar está esta madre y su hija?", le ha preguntado a la dirigente madrileña. Y es que, para Aguado, Cifuentes "está a todo, menos a esto, que es la realidad de lo que está pasando la universidad pública". En este punto, el portavoz de la formación naranja se ha referido a la renuncia que la presidenta ha hecho del máster y ha indicado que él, que ha practicado deporte toda su vida, sabe que quien devuelve su título es porque ha hecho "trampas para conseguirlo".

Aguado ha criticado que la presidenta regional esté "culpando a la universidad de todo, de todos los problemas e irregularidades", cuando ella es "la única beneficiaria". "Es como culpar a Ikea del millón de euros que el señor Granados tenía en el altillo", ha apostillado. El portavoz de Ciudadanos le ha exigido a Cifuentes que deje de "tomar el pelo a los madrileños" y les ha pedido a los 47 diputados restantes del PP que le digan "que se vaya cuanto antes".

"Tenemos un reto los 129 diputados de la Asamblea, que es recuperar el prestigio de la URJC. Hay que dar pasos: el primero el cese de la señora Cifuentes, luego garantizar un Madrid más independiente. Se lo debemos a los madrileños", ha dicho.

RENTABILIDAD POLÍTICA Y PRETEXTOS

Por su parte, la presidenta ha sostenido que a Aguado solo le interesa "aprovechar una semana más el asunto el máster para intentar rentabilizarlo políticamente". "Ustedes ya se han acostumbrado, ya han adoptado el lenguaje 'podemita' de sus nuevos socios de hablar de tramas delictivas en los medios de comunicación", ha criticado.

En este punto, Cifuentes ha recordado que la primera interesada en que esto se resuelva y que la URJC "salga de la situación en la que está" es ella, y por ello ha puesto el asunto en manos de la Justicia. En este punto, ha anunciado que el Juzgado ha admitido a trámite la querella criminal interpuesta a los periodistas de 'eldiario.es' que publicaron la información sobre su máster y ha presentado la prueba documental previa a la interposición de otra.

"Aquí no se ha incumplido el acuerdo. No he falseado mi currículum, no he cometido ilegalidad y no estoy imputada. Lo único que están haciendo es buscar un pretexto para que en Madrid gobierne la izquierda radical", ha dicho.

Cifuentes le ha trasladado a Aguado que "pocas lecciones de ética" puede darle cuando este jueves se ha conocido otro caso de falseamiento en su grupo y sigue sin hacer "nada", en alusión a la información que ha publicado 'Okdiario' sobre la parlamentaria de Cs Marta Marbán. Para la presidenta, los que están incumpliendo el acuerdo son ellos. "Presumían que venían de la sociedad civil, lo que no dijeron es que venían porque les despedían", ha concluido.

ADMITIDA A TRÁMITE LA QUERELLA CONTRA LOS PERIODISTAS DE 'ELDIARIO.ES'

El Juzgado de Instrucción número 29 de Madrid ha admitido a trámite la querella criminal presentada por la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, contra los periodistas de 'eldiario.es' Ignacio Escolar y Raquel Ejerique por "la ilícita obtención de documentos académicos personales, amparados por la Ley de Protección de Datos", en el marco de la información publicada sobre el máster de la dirigente.

Así lo ha anunciado este jueves la propia Cifuentes durante el Pleno de la Asamblea de Madrid, en respuesta a la pregunta parlamentaria del portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado, sobre el título, para a continuación reiterar que no ha falseado su currículum, no ha cometido ilegalidad y no está imputada.

Dicha querella, a la que ha tenido acceso Europa Press, hace hincapié, no solo en la obtención de los documentos, sino en que la "utilización e interpretación interesada" de los mismos, que han servido de base para "publicar informaciones difamatorias de las que son autores los querellados".

Esta se fundamenta en reiterada jurisprudencia, entre la que destaca la Sentencia 369/2005 de la Audiencia Provincial de Madrid, donde se afirma que "ni el derecho a la libertad de expresión ni el derecho a la libertad de información, pese a su reconocida importancia para una sociedad plural y democrática, constituyen una causa de justificación de las conductas tipificadas en el artículo 197 del Código Penal".

Y es que, el texto incide en que, al igual que ocurre con la investigación criminal, "por graves que sean los hechos investigados, tampoco en la investigación periodística vale todo por relevante que pueda ser la noticia para la causa pública". La querella hace hincapié en la relación circunstanciada de hechos, "al ilícito acceso al expediente académico" de la dirigente a través del sistema de gestión de alumnos y matrículas de la Universidad, "pese a tratarse de datos amparados por la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal".

En este sentido, indica que "dado que el acceso al sistema de gestión de alumnos, a través del cual se llegó a los datos de Cristina Cifuentes, se realiza mediante las correspondientes claves de personal autorizado a tal fin, se solicita la averiguación de la identidad de la persona o personas que accedieron a los mismos, apoderándose de ellos sin mediar autorización de su titular, y los cedieron posteriormente".

Un acceso, por otra parte, que "hubiera podido facilitar su manipulación". Asimismo, recoge que, a través de los artículos publicados por los periodistas, se utilizaron dichos datos "intentando hacer creer, sin base probatoria alguna, que Cifuentes obtuvo su título de máster mediante notas falsificadas".