Cifuentes y Carmena comen juntas con voluntad de acuerdo

La presidenta regional, Cristina Cifuentes, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, han acordado hoy trabajar de forma conjunta, por encima de diferencias ideológicas, para mejorar cuestiones "trascendentes" para los madrileños, entre ellas los episodios de contaminación o el Consorcio de Transportes. Ambas dirigentes madrileñas, la primera perteneciente al PP y la segunda a Ahora Madrid -partido instrumental donde se integra Podemos- se han reunido hoy para almorzar un menú del día en un hotel de la madrileña plaza de Santa Ana y avanzar en "muchos asuntos" importantes para los madrileños.

A dos días del arranque de la campaña de las elecciones generales y tras semanas de enfrentamientos a cuenta de los presupuestos del Consorcio de Transportes para la EMT, Carmena y Cifuentes se han mostrado hoy en sintonía ante las cámaras, hacia las que se han acercado cogidas del brazo y sonrientes, en medio de una charla aparentemente distendida.

Tras la comida en el Barrio de Las Letras, la primera en tomar la palabra ha sido la alcaldesa de Madrid, que ha afirmado que en la comida han avanzado "muchísimo en muchos temas que son absolutamente trascendentes". "Ha sido rentable la conversación y el debate", ha asegurado Carmena, a lo que Cifuentes ha añadido que es "interesante hablar de muchos temas que afectan a los ciudadanos". "Es fundamental una colaboración entre el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid en que podamos trabajar para mejorar la prestación de los servicios públicos", ha señalado la presidenta regional.

HABRÁ MAS REUNIONES CONJUNTAS ENTRE SUS EQUIPOS

Se trata de una primera reunión en la que han acordado celebrar más reuniones, no sólo suyas, sino de sus equipos, ha indicado Cifuentes, quien ha destacado que era una "primera reunión para ir buscando puntos de acuerdo". Además, ha abogado por que haya una colaboración a lo largo de la legislatura de manera que "por encima de diferencias puntuales ideológicas" se puedan "buscar puntos de acuerdo".

Entre los temas que se han puesto sobre la mesa se encuentra la contaminación. A este respecto, Carmena ha desvelado que ayer mando un Whatsapp a Cifuentes para que supiera que se había alcanzado el 'Escenario 1' del protocolo municipal de alta contaminación.

Cifuentes ha relatado que se ha hablado de "trabajar conjuntamente en temas de prestación de servicios sociales", en la promoción de la Marca Madrid como marca turística y de la Cañada Real.

Carmena ha añadido que también se ha abordado la posibilidad de que todas las bibliotecas pasen a pertenecer al Ayuntamiento, porque es "absurdo" que estos centros no puedan compartir fondos; y de replantear el Consorcio de Transportes y del "enorme peso de Metro de Madrid en el Ayuntamiento". Eso sí, han asegurado que no se ha concretado nada de la entrada del Consistorio en Metro.

Tampoco se ha hablado del cambio del callejero de Madrid por nombres franquistas o de la instalación de una placa en homenaje al 15M en la Puerta del Sol, como tampoco se ha abordado el anuncio de la presidenta autonómica, que esta mañana ha avanzado un inminente convenio con las empresas energéticas por el que la Comunidad de Madrid hará frente durante seis meses a las facturas de luz y gas de las familias más necesitadas con el fin de que no se les suspenda el servicio o de que se les restablezca cuanto antes.

Lo que ha hecho Cifuentes es contar en ese momento lo acordado a Carmena, y ha dicho que para ello necesitarán el apoyo del Consistorio, que es quien realizará los informes sociales, algo que Carmena ha puesto en valor por ser algo que, según ha asegurado, ellos plantearon al ministro de Industria, José Manuel Soria.

A juicio de Carmena, es un "buen ejemplo de la colaboración" entre administraciones y de que "la confluencia de diversas posiciones en un momento determinado da un fruto bueno cuando se huye de la confrontación".

La comida de las dirigentes políticas ha sido un menú de 15 euros, que han pagado a escote, aunque, según ha asegurado Carmena, a ella le ha salido un poco 'más caro' porque ha comido menos que los demás y al final ha tenido que pagar lo mismo.