El Carnaval de Madrid comienza con un pasacalles de multiculturalidad

El inicio de los carnavales de Madrid se ha convertido esta tarde en una oda a la multiculturalidad en la que las comparsas han reflejado las diferentes culturas y nacionalidades que pueblan la capital, en un ambiente colorista y musical.

Los trajes tradicionales, sobre todo de latinoamérica, han sido los protagonistas del desfile para representar los diferentes puntos geográficos de donde proceden los vecinos de Puente de Vallecas, distrito que ha acogido el desfile para aunar los diferentes barrios de la capital.

El Ayuntamiento ha destinado 150.000 euros a las fiestas de carnaval, que se han trasladado por tercer año consecutivo a la periferia -en 2016 fueron a Tetuán y en 2017 en San Blas-Canillejas- con el objetivo de descentralizar las actividades culturales de la zona centro.

El recorrido, de casi tres kilómetros, ha comenzado a las 17.30 en la avenida de Buenos Aires y ha terminado en el puente de Pedro Bosh dos horas y media más tarde.

Un grupo de bucaneros, insignia del barrio de Vallecas, abrían la comitiva para dar paso a un juego de bailes, música y color que los asistentes han recibido con los brazos abiertos a pesar de no ser un desfile de carnaval tradicional.

Una vecina del barrio, Amparo, que acompañaba a su nieto disfrazado de Batman, ha dicho a Efe que le había "encantado" el desfile porque es una forma de "integrar las diferentes culturas" y trajes eran "preciosos".

Más de 3.000 personas de cuarenta entidades vecinales e infantiles han participado en el desfile.

Un fauno juguetón se ha dedicado a recorrer todo el pasacalles mostrando sus dotes con los malabares de fuego y asustando a aquellos que estaban más atentos a sus móviles que a lo que sucedía a su alrededor.

"El Carnaval es para disfrutar, no para mirar el móvil", ha advertido a un grupo de chicas vestidas con equipaciones de fútbol y, dando saltos, ha vuelto a recorrer la comparsa.

El pasacalles se ha desarrollado al ritmo de Batucadas, bachatas y merengues han sonado durante todo el recorrido y muchas de las personas que asistían al desfile se han sumado al baile.

Gaitas celtas y danzas búlgaras también han estado representadas durante el pasacalles, y la multiculturalidad se respiraba en cada esquina.

Una manada de pequeños 'Peter Pan' y 'Campanilla's han tenido que hacer alguna que otra carrera para no despegarse del grupo y seguir el paso de la música.

La encargada del pregón ha sido la plataforma vecinal Orgullo Vallecano, creada para defender y reivindicar la comunidad LGTBI.

"Nuestro corazón es una verbena donde todo el mundo es bienvenido, así somos en Madrid", han proclamado Roma Calderón, la portavoz de Orgullo Vallecano, que ha lanzado un mensaje de integración e igualdad.

El feminismo y la libertad sexual han sido las cuestiones principales de su discurso porque "la calle es de todos".

El colofón a esta primera jornada carnavalesca lo ha puesto Amaparanoia, con una música versátil que llena sus actuaciones con los más variados sonidos y letras comprometidas.

ENTIERRO DE LA HOMOFOBIA

Por su parte, Puente de Vallecas celebrará también su propio entierro de la sardina que organiza desde hace años el Ateneo Republicano de Vallecas en torno a la calle Arroyo del Olivar. Como es habitual han elegido una temática para enterrar y empezar el año con buenos propósitos, en esta ocasión la homofobia.

REFUERZO DE LAS LÍNEAS DE METRO

Metro de Madrid reforzará el servicio en la línea 1, coincidiendo con la el desfile de Carnaval que celebran conjuntamente los distritos madrileños de Puente de Vallecas y Retiro, según ha informado el Gobierno regional. El dispositivo especial puesto en marcha por Metro comenzará a las 17 de latarde y se alargará mientras sea necesario hasta que se normalice la demanda. El servicio se verá incrementado a lo largo de toda la tarde y también se reforzará el personal de estaciones y de seguridad en las paradas más afectadas por el desfile.