Carmena propone que los VTC descansen dos días semanales

Uber en Barcelona
Uber en Barcelona

El Ayuntamiento de Madrid de Manuela Carmena propone que a las VTC se les aplique descansos de dos días, 16 horas máximas de trabajo y limitación de viajes en vacío en función de la categoría ambiental de los vehículos. Así consta en el borrador de la ordenanza de Movilidad en la que trabaja el Consistorio, que ahora comenzará el periodo de consultas, avanzado por Europa Press.

Este borrador propone crear el registro municipal de autorizaciones de VTC y aplicar la misma regulación de descansos que al taxi. También con el horario, que es de 16 horas máximo, salvo vehículos adaptados a personas con movilidad reducida.

Igualmente se establecen dos jornadas semanales de descanso. Se podrán establecer excepciones en fechas concretas, al igual que se hace con el taxi. El borrador propone la limitación de aparcamiento junto a nodos de transporte para garantizar la fluidez del tráfico.

"Queda prohibida la parada o estacionamiento a menos de 100 metros de aeropuertos, estaciones de ferrocarril o autobuses"

"Queda prohibida la parada o estacionamiento a menos de 100 metros de aeropuertos, estaciones de ferrocarril o autobuses o intercambiadores de transportes que dispongan en el interior de sus respectivos recintos de aparcamiento público rotacional u otro estacionamiento adecuado para la subida y bajada de clientes, todo ello para prevenir la congestión de tráfico en las vías perimetrales a tales equipamientos, salvo que se trate de vehículos acondicionados para que una persona pueda acceder, viajar y descender en su propia silla de ruedas", recoge el texto.

En cuanto a la limitación de viajes en vacío en función de la categoría ambiental incorpora que el kilometraje de circulación en vacío podrá suponer como máximo el siguiente porcentaje del kilometraje total en el período diario, semanal o mensual considerando en la categoría ambiental A: un 25%, en la B un 35%, en la C un 50% y en los ECO un 65%.

Otras medidas

A raíz de la regulación establecida en la ordenanza de Movilidad Sostenible, que impide parar a las VTC en el carril bus, "las aplicaciones móviles y otros sistemas informáticos que dispongan de funciones de geolocalización y que se utilicen para la precontratación de vehículos destinados al arrendamiento con conductor impedirán que se puedan fijar puntos de inicio o fin en viales con carril bus o en general en cualquier ubicación donde la parada no esté permitida para tales vehículos", añade el texto.

Se incluye también regulación sobre consumo, como el derecho de las personas usuarias de solicitar las hojas de reclamaciones en las que podrán exponer cualquier reclamación sobre la prestación del servicio.

Ahora el Ayuntamiento va a comenzar las consultas del borrador de la Ordenanza de Movilidad, un punto de partida desde el que se pueda debatir y que recoge las principales novedades que el Ayuntamiento quiere incluir en función de sus competencias en la materia.

La respuesta de la Comunidad

En principio, el Gobierno regional de Ángel Garrido se ha mostrado a favor de dar "facilidades" al sector del taxi en lugar de "limitar el margen de maniobra y la disponibilidad" de las VTC, porque considera que si se apuesta por esta última forma "va a sobrar mano de obra".

Así lo ha defendido el vicepresidente regional, Pedro Rollán, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, tras conocerse el borrador municipal. Y es que el Ejecutivo autonómico es partidario de "fijar una tabla rasa por debajo" y apostar a que los taxistas puedan trabajar siete en vez de cinco días a la semana o que pudieran hacerlo durante las 24 horas del día, a diferencia de las 16 que se les permite ahora. "Redundaría en un mejor servicio y en la generación de puestos de trabajo que hoy están restringidos", ha remarcado, para a continuación incidir en que estas cuestiones son competencia del Consistorio.

Por otra parte, Rollán ha hecho hincapié en que el Reglamento del Taxi, en el que trabajan desde la Comunidad de Madrid, está en un estado "muy avanzado" e incluye cambiar el número de plazas de siete a nueve, los trayectos compartidos, que se puedan utilizar todos los métodos de pago, incluido a través del teléfono, o establecer un precio máximo por trayecto. Para el Gobierno regional, "hay espacio para todos" tanto para taxis como VTC.