Carmena permite durante 90 días el alquiler de pisos turísticos sin licencia

Carmena permite durante 90 días el alquiler de pisos turísticos sin licencia

El Ayuntamiento quiere regular los pisos turísticos permitiendo el alquiler de viviendas de particulares, enmarcado en la economía colaborativa, durante un tope máximo que no podrá llegar a los 90 días al año y, más allá de ese plazo, exigirán licencias para poder ser alquilados al adquirir un tinte de "alojamiento profesional".

Lo ha anunciado este miércoles la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en un desayuno informativo, donde ha explicado que estas medidas responden a una competencia municipal, la interpretación de las normas recogidas en el Plan General de Ordenación Urbana de 1997. Esta propuesta pasará hoy mismo por la Comisión de Seguimiento de Interpretación del PGOU.

Carmena ha contestado que no necesitan autorización por parte de la Comunidad para aplicar estas medidas porque lo que hace el Ayuntamiento es "una interpretación de la norma y esa es una competencia específica del Ayuntamiento". Además el Ayuntamiento realizará un censo de viviendas turísticas.

UNA LICENCIA ESPECÍFICA

Los propietarios que quieran alquilar sus pisos más de 90 días tendrán que obtener una licencia específica en la Agencia de Actividades -la previsión es que a partir de enero se tramiten más de 1.000-, y el Ayuntamiento de la capital vigilará a quienes no se "acoplen" a esa nueva normativa para que regularicen su situación. "Haremos un seguimiento para ver que se cumple esa disposición", ha anunciado la alcaldesa, que aspira a que los pisos de alquiler sin licencia salgan "de una estructura oscura" que, ha puntualizado, nadie quiere.

El Ayuntamiento hará un censo de viviendas de uso turístico y de forma paralela a esta primera medida elaborará en el futuro un mapa con las zonas más saturadas de turistas para limitar en esos puntos nuevas instalaciones hoteleras. La alcaldesa ha considerado que los pisos de particulares que se alquilan a turistas menos de 90 días son una "actividad de economía colaborativa" y no necesitarán ninguna "instrumentación jurídica" más para ejercer esta actividad, pero si excede de tres meses el Consistorio entenderá que "eso tiene una condición de vivienda con uso turístico" y "alojamiento profesional", con lo que se requerirán "determinadas licencias".

"Hemos seguido las líneas que se han implantado en otras ciudades europeas", ha defendido la alcaldesa, que considera que su plan de acción contribuirá a que Madrid tenga un turismo sostenible. "El turismo para Madrid es muy importante porque es un gran motor económico. Tiene que haber un equilibrio, que la ciudad pueda seguir siendo un objeto de deseo (...) y que los madrileños disfrutemos lo que tenemos", ha justificado Manuela Carmena, que considera que este plan municipal es "una noticia importante y buena".

No obstante, la alcaldesa ha admitido que por el momento no se ha abordado "el tema de las multas" y que por ahora su intención es que se alcance un consenso sobre esa situación.

El delegado de Desarrollo Sostenible del Ayuntamiento de Madrid ya anunció en comisión que el Ayuntamiento pretendía tener listo en el primer trimestre de 2018 "un nuevo marco" que permita "poner orden" a las viviendas turísticas en Madrid, cuya proliferación genera problemas de convivencia y de encarecimiento del alquiler sobre todo en el centro.

REACCIONES

La Comunidad está elaborando un decreto para ordenar esta actividad en la región, que parte de regularla de "forma razonable", en lugar de "prohibir", ha indicado el consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno regional, Ángel Garrido.

El portavoz del PP en el Ayuntamiento, José Luis Martínez-Almeida, ha acusado hoy al Gobierno de Carmena de "deslealtad institucional" por regular de manera "unilateral" desde el Consistorio las viviendas turísticas en la ciudad, ya que considera que la normativa debe ser fruto del consenso con la Comunidad de Madrid y el Gobierno del Estado, que también tienen "competencias concurrentes".

Desde el PSOE-M, su portavoz, Purificación Causapié, ha pedido que esta ordenación garantice la "convivencia en las comunidades de vecinos" y tenga en cuenta que existen áreas, como el centro, con "saturación" de este tipo de viviendas. Por ello, aboga por que el Consistorio elabore junto a la Comunidad la regulación de estos apartamentos que defienda los "derechos" de los vecinos de Madrid.

En esta línea, la portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, ha instado hoy al Gobierno municipal a inspeccionar y poner sanciones por ruido en los pisos alquilados a turistas, al tiempo que ha comentado que "deberían hablar con la Comunidad para ponerse de acuerdo", porque esa modificación exigida por Carmena supondría también un cambio del plan general.

La plataforma de alquiler de apartamentos turísticos Airbnb ha celebrado hoy el anuncio del Ayuntamiento de Madrid, que supondrá un "apoyo" para las familias que comparten su vivienda a partir de "reglas claras", que permitirá impulsar los ingresos de los madrileños que alquilan su casa.

La Asociación de Consumidores y Usuarios en Acción de Madrid (Facua) ha reclamado participar en el proceso de regulación para lograr un equilibrio entre los derechos de los turistas y de los vecinos.

Sin embargo, los administradores de fincas de Madrid han indicado que la posibilidad de que los propietarios puedan alquilar su vivienda a turistas durante 90 días sin necesidad de licencia agravaría la convivencia en las comunidades. Además, han subrayado que las comunidades de vecinos podrían vetar que en su edifico se desarrolle esa actividad, puesto que supone "un cambio de uso en la clasificación residencial otorgada en el momento de su construcción", ha explicado su vicepresidente de CAFMadrid, Apolonio Dorado.