Carmena justifica la decisión de desembalsar el Manzanares por "riesgo sanitario"

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha asegurado hoy en comisión que la decisión de desembalsar el Manzanares, que conllevó el fin de la práctica del remo en la zona, se tomó ante "la situación de salubridad y riesgo por la que pasaba el río" aunque ha abogado por buscar una solución para los remeros.

La alcaldesa, también delegada de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, se ha pronunciado de este modo en la comisión del ramo en una comparecencia solicitada por Ciudadanos en la que la edil Sofía Miranda le ha afeado la situación de la escuela municipal de remo a la que se ha impedido continuar con su práctica deportiva en el río Manzanares.

Según ha dicho, "naturalmente" que como alcaldesa conocía "muy bien" la decisión que tomó la delegada de Medio Ambiente, Inés Sabanés, de abrir la presa número 9 del Manzanares para favorecer el proceso de renaturalización del río, contra el criterio del Pleno municipal.

"Yo misma estuve allí, viendo y comprobando la situación", ha indicado la alcaldesa, que vio -ha dicho- que se estaba "generando una situación de riesgo sanitario". La alcaldesa, que ha anunciado que se reunirá con los remeros al finalizar la comisión, ha admitido que "otra cosa" es que el Consistorio tenga que buscar la manera que permita que se lleve a cabo la práctica del remo.

Ecologistas en Acción ha advertido de que el cierre de la presa entre principios de julio y el pasado 7 de agosto provocó que desaparecieran vegetación y fauna e interrumpió la función del río como corredor ecológico, además de "malos olores", y ha avisado al Gobierno municipal de que si vuelve a embalsar el río podría ser sancionado por incumplir la normativa ambiental.