Carmena defiende el Carnaval porque permite "ponerse en la piel del otro"

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha defendido el Carnaval y la tradición madrileña del Entierro de la Sardina porque durante unos días permite "ser capaces de cambiar el traje y los zapatos, de pensar como los otros, de ponerse en la piel del otro" porque es la fiesta de la "empatía y la comprensión.

Carmena, acompañada por Nacho Murgui, Marta Higueras y Rita Maestre (Ahora Madrid), Purificación Causapié e Ignacio Benito (PSOE) y Sofía Miranda (Ciudadanos), ha despedido el Carnaval este Miércoles de Ceniza con la Alegre Cofradía, que este año ha querido 'enterrar' una enorme sardina de chocolate de dos metros de largo al cumplirse los 250 años de esta tradición.

Ataviados con sus capas, sombreros de copa, velos y de luto, los cofrades y 'boqueronas' han hecho entrega a la alcaldesa de una sardina de plata como cofrade honorífica. También han degustado parte de los 120 kilos de sardina de chocolate. Lo que sobre se destinará a albergues sociales.

TRADICIÓN Y ENTIERRO DE LA SARDINA

Ha sido el primer año que el Carnaval ha contado con un postre oficial, la sardina de chocolate. Su diseño fue realizado por David Cristóbal Cercadillo, ganador del concurso convocado por el Ayuntamiento en la pasada edición.

La iniciativa de crear un postre que los ciudadanos identificarán como el propio de estas fechas partió de la alcaldesa, quien vio en esta iniciativa una manera de consolidar una tradición repostera y de apoyar el comercio local.

Para su elaboración se han necesitado varios días y 100 kilos de chocolate con los que rellenar los dos metros de sardina. Al frente de este cometido ha estado Samuel Serrano, jefe de pastelería de El Obrador de Oriol Balaguer y actual campeón de repostería de Madrid. Ha estado ayudado por otros cuatro maestros pasteleros.

Los especialistas en tabletas y coberturas de chocolate en Madrid, La Colonial de Eureka, cedieron los 100 kilos de chocolate negro con un 52 por ciento de cacao. Se ha preparado en el obrador de Calamillor. Lo más delicado ha sido el transporte de la sardina por el tamaño y las condiciones de temperatura y humedad que requería antes de su degustación. Este Miércoles de Ceniza se han repartido medio millar de sardinas de chocolate en el punto de información turística de la Plaza Mayor, en la Casa de la Panadería.

Don Carnal ha dado paso a Doña Cuaresma esta tarde con el Entierro de la Sardina, a cargo de la Alegre Cofradía. Han salido de la Ermita de San Antonio de la Florida, lugar en el que tradicionalmente rinden homenaje al pintor Francisco de Goya, primer cofrade honorífico.