Carmena asegura que la aplicación del 155 era "inevitable e indeseable"

Carmena asegura que la aplicación del 155 era "inevitable e indeseable"

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha asegurado hoy que la aplicación del 155 ante la declaración de independencia en Cataluña ha sido "inevitable e indeseable" porque es la "expresión del fracaso político" de dos Gobiernos en el "dramático momento" que está viviendo España. Así lo ha manifestado durante su primera comparecencia en el Pleno ordinario del Ayuntamiento de la ciudad, ante las críticas de PP y PSOE de no haberse posicionado aún sobre la crisis catalana.

La alcaldesa ha afirmado que no había hecho declaraciones sobre este asunto con anterioridad porque "no es comentarista", pero que, ante la petición de sus "compañeros" en el Pleno, "debe posicionarse".

Carmena ha destacado que, al ser independiente y no formar parte de ningún partido político, tiene que "ser prudente" y tiene que "saber distinguir" entre una intervención con periodistas y un Pleno del Ayuntamiento. "La Declaración Unilateral de Independencia era ilegal, al igual que lo era el referéndum", ha insistido y ha recalcado que así lo había expresado en "múltiples ocasiones".

Ha señalado que el cese de Carles Puigdemont y de sus consellers, y la intervención del Gobierno a Cataluña es una "situación extraordinariamente indeseable" porque es la "expresión del fracaso" de la política.

Ante la convocatoria de elecciones autonómicas en Cataluña el 21 de diciembre, ha pedido que se hagan "todos los esfuerzos necesarios" para que se consiga "la negociación y el diálogo que estuvo ausente".

El portavoz del Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha recriminado a la alcaldesa que "no haya defendido la legalidad institucional" ante los madrileños y ha reprochado que es debido a que "está más cerca de gritar 'Visca Catalunya' que de estar con España y el orden".

La portavoz socialista, Purificación Causapié, también ha pedido que el Ayuntamiento "deje claro" que se posiciona en el Estado de derecho ante el secesionismo.

José Luis Martínez-Almeida, ha pedido que la alcaldesa, Manuela Carmena, cese a la edil de Ahora Madrid Rommy Arce por reconocer la "nueva República catalana", y ha afirmado que así se demostrará que están "a favor de la legalidad y la Constitución". "Mientras no repruebe ni cese a Arce vamos a tener que dudar de las palabras de la alcaldesa", ha asegurado.

SAAVEDRA ACUSA A AHORA MADRID DE SER "UN GRUPO VIOLENTO" Y MAESTRE LE EXIGE DISCULPAS DOBLES

Por su parte, la concejala de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid Silvia Saavedra acusó hoy a Ahora Madrid de ser "un grupo violento" por la campaña de odio que en su opinión lanzaron contra ella por apuntar que la edil Rommy Arce vino de Perú para "cargarse España", aunque luego retiró el comentario, y la portavoz de Ahora Madrid, Rita Maestre, le exigió que pida disculpas por ambas declaraciones. Saavedra y Maestre se enzarzaron en un crispado rifirrafe en la sesión de control del pleno municipal de octubre, al hilo de una pregunta de la portavoz de Cs, Begoña Villacís, sobre si el Gobierno daba por cumplido el acuerdo del pleno de septiembre en el que se aprobó solidarizarse con los alcaldes constitucionalistas catalanes. La pregunta era para la alcaldesa, Manuela Carmena, pero la contestó Maestre, afirmando que sí se cumplió, cuando Carmena escribió a la FEMP pidiendo una asamblea en este sentido, que ésta convocó por su cuenta.

En su réplica, Villacís acusó a Ahora Madrid de no ponerse del lado de los constitucionalistas porque son unos populistas como los nacionalistas, y así enlazó con la ofensiva por Twitter contra Saavedra cuando ésta dijo en una comisión municipal que Arce, quien cedió dos veces la Sala de Terneras de Matadero a actos por el derecho a decidir y contra el Día de la Hispanidad, parece que vino de Perú a "cargarse España". "Lo que le han hecho a Silvia es de primero de populismo", denunció, recordando que Saavedra ya retiró esa frase, explicó su contexto y "aclaró que no era xenofobia". Pese a ello, continuó, Ahora Madrid promovió esta campaña "para que se acosara a Silvia con insultos y amenazas", porque son "unos incitadores del odio profesionales", cosa que no hizo Cs cuando ediles de Ahora Madrid como Rita Maestre o Guillermo Zapata se vieron en una situación similar.

Maestre recriminó "el nivel de oportunismo de esta pregunta" y la "falta de respeto a la alcaldesa", a quien Villacís le afeó que no contestara directamente, y sobre Saavedra dijo que Ahora Madrid todavía está esperando que se disculpe por aquel "conjunto de afirmaciones xenófobas".

Saavedra pidió contestar a esa supuesta acusación de xenofobia, y, tras un enfrentamiento con Carmena, que como presidenta del pleno dio primero la palabra a Maestre, aclaró que todos los españoles que respeten la Constitución y a España tendrán su respeto nazcan donde nazcan, y quienes no las respeten no lo tendrán, también independientemente de cuál haya sido su lugar de nacimiento. Pero, acto seguido, reprochó a Ahora Madrid la campaña de odio contra ella y su familia, por la que aseguró que la han tenido que aumentar la seguridad, y les acusó directamente: "Son ustedes un grupo violento". Empezó a desarrollar la acusación diciendo que ya lo eran antes de entrar en las instituciones, pero el barullo en el hemiciclo ahogó sus palabras.

Carmena volvió a terciar calificando de "extraordinariamente grave" decir que todo un grupo municipal sea violento y Maestre cerró el intercambio diciendo que ahora esperaba dos disculpas de parte de Saavedra o Villacís: una por el comentario supuestamente xenófobo contra Arce y otra por la acusación de "grupo violento".

El concejal del PP Orlando Chacón hizo una apostilla en el punto siguiente del orden del día cuando recordó que él, como Arce, también es de origen sudamericano (en su caso, colombiano), y que se siente español porque juró la Constitución y, por tanto, para él no existe "una república catalana independiente", que sí reconoció ayer la propia Arce, en la línea de los Anticapitalistas de Podemos a los que se adscribe.