Cargas policiales y un detenido en la concentración ante la fábrica de Coca-Cola de Fuenlabrada

La Policía ha detenido a una persona por resistencia a la autoridad durante la concentración que trabajadores de Coca-Cola han convocado en la planta de Fuenlabrada (Madrid) en protesta por la decisión de la empresa de desmantelar este centro. Según han informado fuentes policiales, la concentración se ha iniciado a primera hora de la mañana con una fuerte presencia de agentes en el exterior de la fábrica.

Tras algunos momentos de tensión entre los concentrados y los efectivos de la Unidad de Intervención Policial, ha sido detenida una persona tras forcejear con los agentes, acusada de un delito de resistencia a la autoridad.

Durante este episodio se han producido cuatro heridos, según han indicado a Efe fuentes de Emergencias Comunidad de Madrid 112. El servicio de emergencias, que ha recibido una llamada a mediodía, ha atendido a cuatro personas: un policía con una herida superficial y tres manifestantes leves, de los que dos recibieron el alta en el lugar y uno fue trasladado al hospital con una torcedura de tobillo.

Los empleados concentrados acusan a la empresa de enviar a trabajadores externos a la planta con el objetivo de desmontar el centro después de que el pasado mes de noviembre la Audiencia Nacional admitiese la solicitud de ejecución provisional de la sentencia que anulaba el ERE de la embotelladora de Coca-Cola.

Esta decisión judicial suponía que la compañía tendría que decidir si reincorporaba a 351 trabajadores en sus puestos o les daba de alta y les paga aunque estén en sus casas, hasta que hubiera sentencia firme. De los 351 trabajadores a los que afecta la sentencia que declaraba nulo el despido colectivo del embotellador de Coca-Cola y que obligaba a la empresa a readmitirlos en sus puestos, 60 sí han aceptado los nuevos puestos de trabajo asignados; y de ese grupo, unos 40 empleados pertenecían a delegaciones comerciales a quienes se les ha asignado el centro de referencia en el operaban.

COCA-COLA LAMENTA INCIDENTE EN FUENLABRADA E INSISTE EN OFERTA RECOLOCACIÓN

Coca-Cola Iberian Partners ha lamentado el "episodio" vivido hoy en su fábrica de Fuenlabrada (Madrid) y ha reiterado su "compromiso de recolocar a todos los trabajadores de dicho centro en el resto de plantas", según ha asegurado en un comunicado.

Según Coca-Cola Iberian Partners, "varios operarios han acudido hoy a la citada planta, cerrada desde hace 11 meses para inventariar el material que hay dentro y realizar algunas labores de mantenimiento", acción sobre la que han informado a la Delegación de Gobierno "para evitar incidentes". "Lamentablemente, un grupo reducido de trabajadores ha asaltado la fábrica obligando a la policía a intervenir para llevar a cabo su desalojo y poder así realizar los trabajos previstos con normalidad", ha añadido.

La compañía ha informado hoy que son ya 71 los empleados que han aceptado un puesto de trabajo en alguno de los centros que la empresa mantiene operativas y ha insistido en que avanza en su plan de recolocación de los 351 trabajadores que rechazaron la propuesta inicial de la empresa.

Ha detallado que 41 personas se han reincorporado en el mismo trabajo y los 30 restantes han aceptado un puesto en otro centro. Ha insistido en que el cierre de 4 de los 11 centros productivos "era una medida imprescindible; el nuevo mapa industrial es ya una firme realidad adaptada a las necesidades del negocio y de los clientes".

Ha apuntado que "sigue manteniendo su oferta de trabajo en el caso de las 278 personas restantes y sigue abierta a la negociación para llegar a la mejor solución para todos" y que "varias plantas aumentarán su producción tras el cierre de Fuenlabrada".

DESMANTELAMIENTO

El comité de empresa de la planta de la embotelladora de Coca-Cola en Fuenlabrada había denunciado que la empresa ha enviado esta mañana trabajadores externos a la planta, cuya entrada está custodiada por agentes de Policía, para desmantelarla.

Los empleados han acusado a la empresa de tratar de desmontar el centro después de que el pasado mes de noviembre la Audiencia Nacional admitiese la solicitud de ejecución provisional de la sentencia que anulaba el ERE de la embotelladora de Coca-Cola.

Esta decisión judicial suponía que la compañía tendría que decidir si reincorporaba a unos 350 trabajadores en sus puestos o les daba de alta y les paga aunque estén en sus casas, hasta que hubiera sentencia firme.

Según la sentencia, las siete embotelladoras que conforman el embotellador único de Coca-Cola podrían decidir si van a exigir la prestación de servicios laborales de sus respectivos trabajadores a los que afecta esta ejecución provisional, que ascienden a 351 procedentes de diferentes centros.

De los 351 trabajadores a los que afecta la sentencia que declaraba nulo el despido colectivo del embotellador de Coca-Cola y que obligaba a la empresa a readmitirlos en sus puestos, 60 sí han aceptado los nuevos puestos de trabajo asignados; y de ese grupo, unos 40 empleados pertenecían a delegaciones comerciales a quienes se les ha asignado el centro de referencia en el operaban.