Cae una banda que había ideado un artilugio para robar dinero en los cajeros

La Policía y la Guardia Civil han detenido a 12 personas integrantes de una banda especializada en robos en cajeros bancarios con el método del arpón, un artilugio artesanal diseñado para atrapar el dinero dentro de la trampilla de efectivo sin que el sistema de alarme de la entidad salte.

La delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, acompañada de inspector Rafael Pareja, jefe del Grupo XX de la Brigada Provincial de Policía Judicial y el alférez de la Guardia Civil Abel Marín, han dado cuenta de esta operación, denominada "Arpón" por el modus operandi empleado.

En total se han esclarecido 73 robos, perpetrados en Tres Cantos, Madrid, Boadilla del Monte, Pinto, Rivas Vaciamadrid y varias localidad del sur de la Comunidad de Madrid.

UTILIZABAN UN ARPÓN METÁLICO PARA RETENER LOS BILLETES

Según ha explicado el alférez Marín, lo primero que hacía la red criminal era, a través de algunos colaboradores, abrir varias cuentas bancarias en diferentes entidades de las que obtenían tarjetas de débito. Con ellas algunos de los miembros acudían a los cajeros a reintegrar en esas cuentas dinero en efectivo.

Era entonces, con la trampilla del dinero abierta para introducir el dinero, cuando introducían dentro de la ranura el "arpón", una pieza de metal compuesta por dos piezas y que además de quedar oculta en el cajero, no era detectaba por el sistema de alarma.

Después de dejar colocado el arpón, los integrantes de la red esperaban en las inmediaciones del cajero a que algún ciudadano retirara efectivo, algo que no lograban porque sus billetes quedaban atrapados en este artilugio, por lo que el cliente se marchaba pensando que había ocurrido un fallo técnico.

Con una palanqueta la red forzaba la boca de salida del dinero y extraían el arpón con los billetes atrapados.

Marín ha asegurado que, a pesar de ser una modalidad de robo en cajero artesanal, era muy efectiva, incluso la red había sofisticado sus métodos al percatarse del beneficio económico que podían obtener si acudían a cajeros de entidades distintas a las que los colaboradores de la red habían abierto sus cuentas.

Así, tenían previsto cargar sus cuentas con 600 euros y pretendían sacar esa cantidad en otros cajeros.

Como se trata de una entidad distinta ésta pregunta en el cajero si el cliente quiere continuar con la operación que tiene comisión, a lo que responderían que no, aunque el dinero ya habría quedado atrapado en el arpón.

La investigación, iniciada por el Área de Investigación del Puesto Principal de la Guardia Civil Tres Cantos, comenzó el pasado mes de noviembre tras tramitarse la correspondiente denuncia y descubrir el tipo de herramienta utilizada por esta organización.

A raíz de este hecho, se puso en marcha el oportuno dispositivo de vigilancia, donde se comprobaron todos y cada uno de los cajeros de la localidad, lo que permitió descubrir el modus operandi empleado.

En el marco de la operación, han sido intervenidos diversos arpones y se han realizado dos registros domiciliarios en Madrid y Parla, donde ha sido localizado distinto material utilizado por la banda, así como tarjetas de crédito, libretas y automóviles.

La mayor parte del dinero que obtenían y que cuya cantidad no ha podido ser precisada por los responsables de las investigaciones, era enviado a Rumanía a través de empresas especializadas.

Asimismo se ha logrado bloquear 16 cuentas bancarias propiedad de los detenidos, diez varones y dos mujeres de origen rumano, ecuatoriano y español, con edades comprendidas entre los 20 y los 44 años, vecinos de Parla y Madrid, con antecedentes por hechos relacionados contra el patrimonio.

Además se ha imputado a otras tres personas más por los mismos hechos. El juez decretó el ingreso en prisión de los dos cabecillas de esta organización criminal ahora desarticulada.

Cifuentes ha felicitado a las fuerzas de seguridad del éxito de la operación y la colaboración conjunta, que ha lograd desmantelar una red con una "importante intensidad de su actividad delictiva".