CCOO estima que un 80% de los centros educativos madrileños tienen amianto

Comisiones Obreras Enseñanza Madrid ha estimado hoy que un 80 por ciento de los centros educativos de la región tienen elementos con amianto como tejados, aislantes, conducciones de agua, colectores, calderas, depósitos, maceteros o algunas pizarras antiguas. En una rueda de prensa, la secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO de Madrid, Isabel Galvín, ha precisado que este material está presente en la mayoría de los centros de enseñanza pública de la zona sur de la región, en municipios como Leganés, Móstoles o Getafe, así como también en los institutos de la ciudad de Madrid que se construyeron a finales de los años setenta y ochenta dentro de la oferta escolar derivada de los Pactos de la Moncloa.

La secretaria de Salud Laboral del CCOO Madrid, Carmen Mancheño, ha indicado que a partir de los años sesenta y hasta el año 2002, cuando se prohibió el uso del amianto en España, se instalaron 2,6 millones de toneladas de este mineral en nuestro país.

El sindicato ha lanzado una campaña con el título "Diez dudas sobre el amianto o asbesto" para informar y sensibilizar a la comunidad educativa sobre los peligros y los riesgos que encierra este material.

CCOO Enseñanza Madrid ha pedido la colaboración de todos los perfiles profesionales de todos los centros públicos, concertados y privados de todas las etapas educativas para elaborar un mapa sobre la presencia del amianto en los centros educativos de la región, respondiendo a una encuesta 'online'.

La organización sindical ha instado a la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid a poner en marcha con los ayuntamientos y las universidades un plan de retirada del amianto de los centros educativos, que contemple las actuaciones prioritarias.

El cuestionario, diseñado por CCOO, incluye diversas preguntas como el año de construcción del edificio, la existencia de uralita a la vista en cubiertas o conducciones de agua, en qué condiciones se encuentra y si se han adoptado medidas especiales para su retirada.

Una vez que obtenga esta información, a través del sondeo, el sindicato hará visitas a los centros educativos de la Comunidad, junto con los delegados de prevención, para pedir con posterioridad una revisión de riesgos a la Inspección de Trabajo, ha explicado la responsable de Salud Laboral de CCOO, Victoria Ochoa. "Es importante saber si el amianto está deteriorado", puesto que es cuando libera fibras al ambiente que pueden ser inhaladas al respirar y pueden producir una enfermedad pulmonar, ha señalado Ochoa.

Ha abogado por retirar, en primer lugar, los materiales con amianto que están al aire libre, realizar mediciones ambientales para determinar el riesgo para la salud y desarrollar actuaciones de vigilancia de la salud en los centros educativos en los que se detecte la presencia de este mineral.

Galvín ha resaltado que CCOO no pretende transmitir "temor, miedo o alarma" a la comunidad educativa, sino que su objetivo es reclamar a la Administración educativa madrileña un plan para eliminar el amianto de los centros educativos de manera "exhaustiva y urgente", con "garantías y seguridad".

La responsable de Enseñanza de CCOO de Madrid ha pedido la Consejería de Educación que promueva un plan para renovar las infraestructuras educativas con una dotación presupuestaria de 100 millones de euros. Asimismo, ha planteado la creación de un registro de las personas que han estado expuestas a las fibras procedentes del amianto en los centros educativos para garantizar que reciben la atención necesaria si desarrollan una enfermedad relacionada con el asbesto.

Galvín ha exigido la adopción de medidas para cuidar la salud y el bienestar de la comunidad educativa, trabajadores y alumnos, que pueden estar en contacto con el amianto en centros de educación infantil, primaria, secundaria y universidades.

La dirigente sindical ha apuntado que algunos casos en los que se ha detectado la presencia de amianto se han resuelto por la vía de la negociación, como el municipio de Galapagar o la piscina de la Universidad Complutense de Madrid.

EDUCACIÓN ASEGURA QUE SE ESTA RETIRANDO DE FORMA GRADUAL

La Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid ha asegurado este martes que está procediendo a retirar "de forma gradual" los elementos con amianto localizados en instalaciones educativas, en atención a la solicitud que han realizado al respecto diversos centros educativos y ayuntamientos. Así lo han indicado fuentes del departamento que dirige Rafael van Grieken en relación a la reclamación de CCOO para que se ejecute un plan de renovación de infraestructuras educativas y se proceda a desamiantar las instalaciones, pues estima que el 80 por ciento de los centros educativos tienen elementos con este material potencialmente cancerígeno.

En este sentido, Educación recalca que la Comunidad de Madrid lleva realizando actuaciones para la eliminación de elementos con amianto en edificios educativos desde comienzo de la legislatura y que su retirada se está haciendo de forma gradual, atendiendo con ello lo planteado desde varios centros y ayuntamientos. Así, la Consejería subraya que desde el año 2015 se han llevado a cabo 11 actuaciones en colegios e institutos de siete localidades de la región para retirar amianto, actuaciones que han consistido fundamentalmente en sustitución de cubiertas de edificios, de porches y marquesinas que contenían este material.

En la actualidad, Educación continúa trabajando en este aspecto y ya tiene un total de 15 actuaciones pendientes de estudio, de proyecto o de evaluación para retirar elementos con este material en edificios u otras instalaciones.