Buscan a una mujer desaparecida en Majadahonda y detienen a un posible implicado

La Guardia Civil investiga la desaparición de una vecina de Majadahonda (Madrid) de 55 años que desapareció a principios de abril, tras haber detenido como posible implicado en estos hechos a su casero. Según ha confirmado la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid, la desaparecida es una mujer de 55 años y origen argentino que reside de alquiler en la urbanización La Sacedilla de Majadahonda, de la que sus familiares y allegados no saben nada desde principios de mes.

El pasado día 6, un familiar de la mujer interpuso una denuncia por su desaparición y, en el transcurso de la investigación, la Guardia Civil detuvo pocos días después a su casero, un hombre español de unos 30 años, como posible implicado en los hechos.

Este hombre, que incurrió en contradicciones al ser interrogado por los agentes, fue enviado a prisión tras ser puesto a disposición judicial, según las mismas fuentes, que no han aportado más datos sobre el suceso porque se continúa investigando. Los investigadores no descartan por completo ninguna hipótesis, aunque por el momento no creen que se trate de un caso de violencia machista.

PICADORA INDUSTRIAL

Vecinos del municipio madrileño de Majadahonda donde desde hace días la Guardia Civil busca el cuerpo de una mujer desaparecida de origen argentino y, supuestamente asesinada, han relatado este jueves que el presunto autor de los hechos tenía una "picadora industrial" en la casa que compartía con la supuesta víctima y que habría pintado la habitación recientemente para ocultar manchas de "sangre".

En declaraciones a los medios de comunicación, una vecina de la urbanización Las Sacedillas donde habría ocurrido el suceso, Genoveva García, ha relatado que el presunto asesino, detenido y que se encuentra en estos momentos en prisión provisional, tenía una picadora en el cuarto de la planta baja del chalet y habría pintado las paredes para tapar la sangre de la víctima. Además, según ha señalado el hombre tenía "problemas mentales" y su hermano se habría suicidado hace unos años.

Asimismo, otro vecino de la zona, Julián Barrio, ha narrado que fue otro residente de la zona quien dio la voz de alarma a la Policía para alertar de que había a un hombre tirando bolsas de basura por diferentes contenedores de una manera sospechosa. "Soltaba las bolsas con mucha delicadeza, le llamó la atención y llamó a la Policía. Encontraron las paredes recién pintadas y debajo había sangre. El cuerpo lo habría descuartizado con una picadora industrial. Algo bestial", ha asegurado el vecino según ha podido conocer por lo que se comenta en el vecindario.

Por último, la vecina de la casa contigua, Paula Sánchez, ha afirmado que fue su amigo quien vio directamente como el presunto asesino tiró las bolsas y que lo hizo con "muchísimo cuidado", como intentando que "las bolsas no se abrieran".