Brunete 'caza' a los graffiteros para que limpien sus propias pintadas

El Ayuntamiento de Brunete ha realizado una 'original' campaña para erradicar la proliferación de graffitis en lugares indebidos al crear un 'concurso' que permitía localizar a los que realizaron pintadas en lugares indebidos y perdonarles la multa de 300 euros si limpiaban la zona y reproducían de nuevo en un espacio habilitado su obra para disfrute de los vecinos.

En un comunicado, el Ayuntamiento explica que para concienciar a los jóvenes del prejuicio que generaba los graffitis en lugares no autorizados, que afectaba tanto a la imagen como al erario público, organizó un concurso dirigido sólo a los graffiteros de la localidad en el que se les ofrecía la posibilidad de ser elegidos para que sus trabajos fueran parte del primer 'Monumento a la Libertad de Expresión' de Brunete.

Con ello, optaban a un premio de 300 euros y "el honor de que su obra quedara inmortalizada en un lugar destacado de la ciudad", un recurso que permitió "cazar" a los graffiteros que realizaron las pintadas en lugares no habilitados dado que se pedía como requisito que "mostraran fotos de sus pintadas".

Fue justamente a través de ellas como se pudo seleccionar para el proyecto a los jóvenes que mostraron sus pintadas en lugares "inadecuados y perfectamente reconocibles". Una vez identificados, elpaso siguiente fue "invitarles a borrarlos" para que se les perdonasen los 300 euros de la multa mínima para actos de esta índole.

Luego también se les aconsejó a que pintaran las mismas obras que habían tenido que borrar, pero esta vez sobre unos paneles fabricados al efecto, que fueron utilizados finalmente para crear el prometido monumento a la libertad de expresión.

Con esta campaña, el Consistorio sostiene que hace "pedagogía directa" sobre quienes habían realizado pintadas en lugares inadecuados y respetaba también esta forma de expresión artística en el caso de las personas que actuaban correctamente.

Hasta la fecha, según el Ayuntamiento, "no han vuelto a aparecer las firmas de los cinco graffiteros mencionados", lo que se traducirá en una "sensible reducción" de los costes de limpieza y mantenimiento.

Por su parte, el Consistorio remarca que también ha mostrado su respeto a la expresión artística de los graffiteros al habilitar un espacio para disfrute de los vecinos con las obras de los participantes.

CAMPAÑA CONTRA LOS EXCREMENTOS CANINOS

Esta localidad madrileña ya se hizo popular con otra campaña singular al avanzar que reenviaría al domicilio los excrementos de los perros a los dueños que no los recogían cuando sacaban a la calle a sus mascotas.

Esa campaña de concienciación que organizó el Ayuntamiento junto a la junto a la Agencia de Publicidad McCann se denominó 'Cacas Express que se presentó al Festival Internacional de Publicidad de Cannes, algo que también ocurrirá en el caso de la iniciativa de concienciación contra los graffitis en lugares no autorizados.