Botella planea remodelar la plaza de España y su entorno

plaza_spain1
Plaza de España |Archivo

El Ayuntamiento de Madrid ha diseñado un ambiciosa propuesta de remodelación de la deteriorada plaza de España y su entorno con el fin de recuperar el espacio para el peatón, de convertirla en un nuevo foco de actividad con la colaboración público-privada y de que conecte las zonas verdes de sus inmediaciones.

Para ultimar el proyecto el equipo de Gobierno que lidera Ana Botella pretende abrir antes del verano un proceso de información de su propuesta y de participación ciudadana para que "no se pierda ninguna oportunidad de que particulares y entidades que puedan estar interesadas" aporten sus ideas, según ha indicado el director general de Planeamiento del Ayuntamiento, Javier Hernández.

El proyecto incluye, entre otros aspectos, la peatonalización del paso elevado de Bailén entre el Senado y la calle de Ferraz y derivar el tráfico por el paso bajo rasante ya existente; reducir el tráfico en la Cuesta de San Vicente, sobre todo en sentido plaza de España, y una nueva utilización del aparcamiento subterráneo de la plaza, convirtiendo dos de sus tres plantas en un centro cultural.

La remodelación no se acometería hasta la próxima legislatura y sería "de coste cero", según el planteamiento municipal, dado que todas las operaciones se financiarían con "los ingresos de las nuevas actividades y gracias a la colaboración público-privada", ha explicado Hernández.

Paralelamente al proceso de participación, el Ayuntamiento lleva a cabo la definición del planeamiento -que es independiente del proyecto de obra- y la tramitación urbanística necesaria para que en el siguiente mandato (las elecciones municipales serán en mayo de 2015) se puedan acometer las obras.

"Vamos a contar cuáles son los puntos de vista del Ayuntamiento con una información suficientemente para que todo el mundo esté informado y a partir de ahí, que cada uno opine libremente y aprovecharemos todo lo que sea posible para sacar el mayor partido a una oportunidad como esta, como ya ocurrió con Madrid-Río", ha recalcado Hernández.

En resumen, lo que pretende el equipo de Gobierno de Botella es recuperar la superficie de la plaza y mejorarla porque tiene un diseño que tiene algunas deficiencias, y luego crear un centro cultural en el primero y segundo sótano del aparcamiento ligado al mundo hispanohablante, al idioma español y a la figura de Cervantes, manteniendo la tercera planta para aparcamiento con las mismas plazas que hay ahora.

Botella recupera así, en parte, uno de los proyectos urbanísticos que planeó Alberto Ruiz-Gallardón cuando era candidato a la alcaldía en mayo de 2011.