Botella: las facturas por las clases de golf "no se corresponden con la realidad"

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha dicho hoy que las facturas cobradas al Club de Campo por el instructor que dio algunas clases de golf a su familia en 2001 "no se corresponden con la realidad".

En rueda de prensa tras la reunión semanal de su Gobierno, la alcaldesa ha manifestado que aquellas clases de golf, "que se aceptaron como un detalle de protocolo o de cortesía, en ningún caso se corresponden con la realidad de lo que se pone de manifiesto en las facturas".

"En cualquier caso -ha añadido-, hemos decidido pagar el importe total de esas facturas porque hubo un desembolso del Club de Campo por alguien que utilizó nuestro nombre y por tanto hemos compensado económicamente al Club de Campo con independencia de la investigación que se está haciendo de ese momento".

El Club de Campo Villa de Madrid, una empresa mixta en la que el Ayuntamiento de la capital tiene una participación del 51 %, ha abierto una investigación para determinar la veracidad de las facturas que abonó en 2001 por esas clases.

Según informó en un comunicado, ayer consultó las agendas de los miembros de la familia Aznar en las fechas indicadas en las facturas y decidió abrir la investigación "ante la improbabilidad de que esas clases ocasionales alcanzaran el número de horas o el importe facturado".

El diario El Mundo publicó ayer facturas emitidas por "clases de golf impartidas al señor presidente del Gobierno (José María Aznar) y su familia" en 2001 en el Club de Campo por importe de 1.947.773 pesetas (11.706,35 euros).

Esta sería la cantidad que ha decidido abonar la familia Aznar, aunque tanto el Club de Campo ayer como la propia alcaldesa hoy han evitado concretarlo.