Botella confía en que la huelga de limpieza no afecte a los madrileños

Tres trabajadores detenidos por incidentes en la huelga de limpieza de Madrid
Tres trabajadores detenidos por incidentes en la huelga de limpieza de Madrid |Telemadrid

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha expresado su confianza en que la huelga de los trabajadores encargados de la limpieza pública viaria, convocada para este martes en la capital, "no afecte a los ciudadanos" y recordó que los servicios están externalizados. En este sentido, ha señalado, desde la capital de Alemania, que corresponde a empresas y sindicatos alcanzar un acuerdo.

Botella ha hecho referencia a la huelga a preguntas de los periodistas tras participar en un acto con operadores y agencias de turismo en Berlín, donde hoy participó en diversos actos conmemorativos del 25 aniversario del hermanamiento entre las capitales de España y Alemania.

La alcaldesa, criticada esta mañana por la oposición socialista en el consistorio al no haber mediado entre sindicatos y empresarios para evitar la protesta, ha eludido comentar el paro convocado, pero sí ha subrayado que los turistas que visitan la capital destacan su "limpieza".

Madrid, ha recordado además Botella, es la única capital europea que tiene servicio de recogida de basura diario.

La huelga que comenzará esta medianoche en Madrid afecta al servicio de limpieza viaria y al mantenimiento de los jardines, y ha sido convocada por los sindicatos UGT, CCOO y CGT ante la pretensión de varias empresas concesionarias de estos servicios de despedir a 1.144 trabajadores, de los aproximadamente 6.000 que suman las plantillas.

Se han establecido unos servicios mínimos por parte del Ayuntamiento del 40% en limpieza viaria y del 25% en jardinería.

Los paros que tienen carácter indefinido, se realizarán para los turnos de mañana, tarde y noche.

MANIFESTACIÓN EN MADRID

Varios miles de trabajadores se han manifestado este lunes desde Atocha hasta la Puerta del Sol en protesta por los ERE que plantean tres de las empresas concesionarias y para exigir su retirada.

Encabezaba la marcha una pancarta en la que se podía leer: 'Barrenderos y jardineros de Madrid en lucha ¡Basta ya de recortes y despidos!'.

A su paso, los manifestantes han lanzado petardos, sembrado de papeles las calles y prendido fogatas con ellos, así como algún contenedor.

En apoyo de estos trabajadores, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (Fravm) ha emitido hoy un comunicado en el que denuncia la "merma" de la calidad de los servicios municipales y la "precariedad laboral" de quienes lo desempeñan.

La Fravm critica que desde 2010 el presupuesto municipal del programa de limpieza viaria "ha caído un 20,7 por ciento, de 273,3 a 216,7 millones de euros", y en el mismo periodo, añade, el dinero destinado a recogida de residuos "se ha reducido en un 11,5 por ciento, de 145,7 a 128,9 millones de euros".

Tras recordar que en agosto pasado entró en vigor el nuevo contrato de limpieza pública que ha "perpetuado" los recortes y que ese mismo mes 300 trabajadores perdieron sus empleos, la Fravm acusa al Ayuntamiento de "desentenderse" de la limpieza viaria y de las condiciones laborales de quienes la garantizan.

El portavoz del PSOE en el Consistorio madrileño, Jaime Lissavetzky, ha pedido que a la alcaldesa, Ana Botella, y al delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Diego Sanjuanbenito, que no se queden "de brazos cruzados" ante la huelga de limpieza porque "su responsabilidad es velar" por el buen estado de las calles.

Lissavetzky ha criticado que Botella no haya mediado entre sindicatos y empresarios para evitar la huelga y ha insistido en que el Ayuntamiento es "responsable" del problema y que tiene que tratar de solucionarlo.