Botella visita el PAU de Arroyo Fresno que generará 25.000 empleos

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha anunciado este lunes que el Programa de Actuación Urbanística (PAU) de Arroyo Fresno "está prácticamente a las puertas de las esperadas obras de edificación", ya que, como ha podido comprobar en una visita a la zona, "más del 90 por ciento de sus obras de urbanización ya se encuentran ejecutadas".

La finalización de las obras de urbanización, que han requerido una inversión de 80 millones de euros, financiados por las juntas de compensación, está prevista para septiembre.

Según la alcaldesa, este nuevo desarrollo urbanístico que se encuentra "en su recta final" es fruto del "apoyo municipal junto con el inestimable esfuerzo de la iniciativa privada, representada en las juntas de compensación como titulares del suelo".

La urbanización de Arroyo Fresno, situada entre el barrio de Montecarmelo y el intercambiador de Pitis, donde coincide la estación de Cercanías y de la línea 7 de Metro, rematará la Corona Norte de la capital. Contará además con una nueva parada de metro denominada Arroyo Fresno.

Una vez edificada, quedará vertebrada por un gran parque lineal de 102.000 metros cuadrados y 2,5 kilómetros de longitud, que cuenta con 34.000 metros cuadrados de superficie peatonal, 14 áreas de juegos infantiles, una deportiva y dos para mayores. En esta zona se han plantado 623 árboles nuevos y 16.600 arbustos, y se han instalado cerca de 400 bancos.

Por otro lado, se ha articulado un sistema viario constituido por cerca de 57.000 metros cuadrados de aceras y 87.000 de calzadas. Este área contará con 242 semáforos, 472 puntos de luz, 242 bancos y 377 papeleras, además de 1.445 árboles de alineación en las calles.

Además, se ha construido un carril bici de 2,2 kilómetros de longitud que se comunica con el 'anillo verde', y la urbanización limita con el campo de golf del Centro Nacional de la Real Federación Española de Golf.

"Madrid no se para, porque, si nos detenemos, el futuro será más lejano e incierto", ha declarado Botella, quien se ha referido al PAU de Arroyo Fresno como un ejemplo del esfuerzo de la capital por salir de la crisis. "Hoy aquí ese futuro significa, para muchas familias y cooperativistas, esperanzas y sueños en forma de vivienda y nuevos proyectos de vida", ha agregado.

FOMENTO AL LADRILLO

Tanto la urbanización de Arroyo Fresno como otros desarrollos urbanísticos, entre los que se encuentran Valdebebas y El Cañaveral, ilustran el compromiso del Ayuntamiento con compaginar políticas de austeridad y de reaactivación económica, tal y como ha señalado Botella, quien ha afirmado que proyectos como estos "son absolutamente fundamentales para intentar fomentar la construcción, uno de los sectores más castigados por la crisis".

A este respecto, la alcaldesa ha indicado que en Valdebebas se han concedido ya licencias para la construcción de 4.795 viviendas y se han empezado ya 24 promociones. En cuanto a El Cañaveral, ha explicado que, "después de un trabajo muy intenso de coordinación", el Ayuntamiento ha concedido la simultaneidad que permite abordar a la vez las obras de urbanización y edificación de las primeras 3.105 viviendas protegidas previstas para este ámbito, y que recientemente se ha concedido las primeras cuatro licencias para la construcción de 752 viviendas.

Con las licencias concedidas ya en Valdebebas y las que se concederán en El Cañaveral y en Arroyo Fresno, donde está previsto que se construyan 3.240 viviendas, de las cuales 1.377 serán vivienda libre y 1.863 de protección pública, la inversión ascenderá a 1.000 millones de euros y generará empleo directo para 25.000 personas.