Botella: "La Delegación verá caso por caso las manifestaciones"

Botella: "La Delegación verá caso por caso las manifestaciones"

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, se ha negado a desvelar casi cualquier detalle de la reunión que mantuvo ayer con la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, y solo ha revelado que la Delegación verá "caso por caso" cada comunicación de manifestación que reciba.

Esto es prácticamente lo único que la alcaldesa ha dado a conocer hoy, en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal de su Gobierno, sobre la "reunión a la hora de al comida" que mantuvieron ayer para abordar su propuesta de "ordenar" las manifestaciones en el centro de la ciudad.

Ni siquiera ha querido informar de dónde ni con qué otros asistentes comieron y ha llegado a calificar esos datos como "anecdóticos" y "perfectamente ininterasantes".

"Lo fundamental es que tenemos un interés común en que se puedan hacer compatibles los derechos de los madrileños a hacer su vida normal en su ciudad con el derecho de manifestación", ha repetido en varias ocasiones durante la rueda de prensa. Botella ha repetido que el objetivo es hacer ese trabajo de forma "cada vez más coordinada".

"Vamos a trabajar caso por caso, como siempre se hace, para hacerlo de la manera más coordinada posible y que tenga mejores efectos para la vida diaria de los madrileños, haciéndolo siempre compatible con el derecho de manifestación", ha declarado en una ocasión.

Preguntada cómo justificaba no facilitar información previa ni prácticamente tampoco a posteriori de una reunión en la que dos administraciones abordaban asuntos de interés para los madrileños, la alcaldesa ha contestado: "durante todo el día me reúno con gente precisamente para hablar sobre Madrid porque es mi trabajo".

Fuentes conocedoras de la reunión indicaron ayer que Ana Botella y Cristina Cifuentes tenían previsto almorzar juntas en la sede del Ayuntamiento de Madrid, el Palacio de Cibeles, aunque varios medios publican hoy que el encuentro tuvo lugar finalmente en el pabellón de los Jardines de Cecilio Rodríguez, un espacio de titularidad municipal en el parque del Retiro.

CIFUENTES SOBRE LA REUNIÓN: "NO HAY TREGUA PORQUE NO HUBO GUERRA"

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha dicho, a propósito de la reunión que mantuvo ayer con la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, para intentar acercar posturas sobre las manifestaciones, que "no hay tregua" entre las dos "porque nunca hubo ninguna guerra".

Cifuentes ha hecho estas declaraciones a los periodistas en la localidad madrileña de Getafe, al ser preguntada por el "carácter privado" del almuerzo que mantuvo ayer con la alcaldesa después de una semana de discrepancias y de cruce de declaraciones sobre las manifestaciones que se producen en Madrid. En este sentido, Cifuentes ha subrayado que lo que ha habido es una "puntual discrepancia de opiniones", lo cual, según ella, no tiene porque ser negativo.

Al respecto, la delegada del Gobierno ha insistido en que fue un encuentro privado, como mantiene con otros cargos públicos con los que comparte responsabilidades, y que se desarrolló "de forma satisfactoria".

Tras señalar que el objetivo de la reunión era "llegar a acuerdos", Cifuentes ha añadido que, a partir de ahora, van a mantener una relación "muy estrecha" entre el Ayuntamiento de Madrid y la Delegación del Gobierno para conciliar los derechos de lo que quieran manifestarse con los del resto de ciudadanos que no quieran hacerlo.

Todas las administraciones trabajamos buscando los aspectos que pueden ser más beneficiosos para los ciudadanos y, dentro de eso, ha proseguido, "puede haber discrepancias y debe haberlas al igual que puntos de acuerdo". "Lo que nos debe mover es el bien común y el bienestar de los ciudadanos", ha concluido Cifuentes.

EL GOBIERNO REGIONAL NO TIENE PREVISTO REUNIRSE CON CIFUENTES

El consejero de Presidencia y Justicia, Salvador Victoria, ha asegurado que el Ejecutivo regional no tiene prevista ninguna reunión privada con la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, para abordar la cuestión de las manifestaciones en el centro de la ciudad.

Durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno, el portavoz del Ejecutivo ha reiterado la postura del Gobierno regional, partidario de abrir un debate "sereno, al margen de cualquier manifestación en concreto", sobre la necesidad de ordenar las protestas en el centro de Madrid por los "perjuicios" que la "reiteración" de manifestaciones provoca para los comerciantes, trabajadores y turistas, y también para la imagen internacional de la ciudad.

"En ese debate sereno se están planteando distintas propuestas, todas dentro del margen de la ley y desde el respeto al derecho constitucional de manifestación", ha apuntado, antes de recordar que cada administración tiene distinto nivel de competencias sobre la cuestión y, en el caso de la Comunidad, el margen es "pequeño".

EL SOCIALISTA JUAN BARRANCO YA LO SOLICITABA CUANDO FUE ALCALDE DE MADRID

El PSOE ha sido muy crítico con la propuesta de la alcaldesa de limitar las manifestaciones por las zonas más emblemáticas de Madrid. El portavoz adjunto en la Asamblea de Madrid, José Quintana ha llegado a asegurar que lo que "se estaba propiciando en una especie de estado de excepción".

Sin embargo las las propuestas de Ana Botella son prácticamente idénticas a las que defendió en su día el socialista Juan Barranco como Alcalde de la capital. Vean y escuchen a ver si encuentran alguna diferencia.