Boadilla arropa a la familia de María Piedad, desaparecida hace dos años

María Piedad, seis meses desaparecida
María Piedad, seis meses desaparecida |Telemadrid

Varias decenas de vecinos de Boadilla del Monte se han concentrado hoy en la céntrica Plaza de la Cruz de esta localidad madrileña para acompañar a la familia de María Piedad García Revuelta, una ciudadana del municipio que desapareció hace dos años.

Ha sido un acto emotivo en recuerdo de María Piedad, al que han asistido su madre, Antonia Revuelta, y sus hermanos, Jorge y Ricardo, acompañados por otros familiares y amigos y miembros de la corporación municipal.

El 11 de diciembre de 2010, un sábado, varios empleados de un supermercado local, entre ellos María Piedad y Javier Sánchez Toledo -con el que había roto su noviazgo hacía un tiempo-, organizaron una cena navideña en un restaurante de la localidad.

Unas horas después, ya en la madrugada del domingo día 12, Javier ofreció llevar a María Piedad hasta su casa, donde ella vivía con un bebé, hijo de ambos, y otro niño de diez años de una relación anterior.

Sin embargo, María Piedad no llegó nunca a su casa y Javier apareció ahorcado tres días después en un paraje boscoso de San Lorenzo de El Escorial sin que dejase ninguna pista sobre el paradero de la joven.

Este mediodía, con una pancarta que rezaba "No te olvides de María, nosotros no lo hacemos", los boadillenses han instado a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado a que prosigan con la investigación y búsqueda del paradero de una "vecina muy querida".

Ataviados con camisetas con la foto de María Piedad y con la leyenda "Te queremos", han querido arropar a la familia en estos "momentos de desesperación y tristeza", decía una vecina, en los que siempre están "pendientes de la televisión y la radio por si sale alguna noticia".

"Vamos a seguir apoyando a su familia, ayudándole en lo que podamos. Además, la esperanza es lo último que se pierde", ha afirmado otro vecino.

Antonia, la madre de María Piedad, con lágrimas en los ojos y de la mano de sus nietos, que ahora tienen de 2 y 12 años de edad, explicaba que precisamente por ellos tiene "que sacar fuerzas" aunque hay veces que no le quedan.

"Tengo el apoyo de todo el pueblo y del ayuntamiento, que se está volcando conmigo, y de los medios de comunicación, a los que os estoy muy agradecida", decía Antonia, antes de afirmar: "No pierdo la esperanza de que va a venir mi hija y vamos a hacer aquí una fiesta, a la que todos estáis invitados".

El alcalde de la ciudad, Antonio González Terol, que ha ejercido de portavoz, ha destacado "la entereza y dignidad con la que los familiares de María Piedad están afrontando este duro trance familiar. Sois un ejemplo de tenacidad, por descubrir la verdad, y fortaleza para todos".

Además, ha insistido en que "todo aquel que tenga alguna pista de lo que ocurrió aquella noche -11 de diciembre de 2010- tiene el deber de ponerlo en conocimiento de la Policía o de la Guardia Civil".

La concentración ha concluido con un minuto de silencio y una suelta de globos para escenificar, en palabras del alcalde, "el apoyo de todo un pueblo, el de Boadilla, a una familia muy querida en este difícil trance".

González Terol ha aprovechado el acto para "agradecer a la Guardia Civil y a la Delegación del Gobierno su trabajo y su empeño por continuar investigando" y para pedirles que no cesen de trabajar con el objetivo de "descubrir pronto" qué pasó en las fechas en que se perdió el rastro de María Piedad García Revuelta.