Bicimad no tenía solvencia técnica ni económica

El secretario general de la Asociación de Marcas y Bicicletas de España, Carlos Núñez González, ha considerado hoy que el contrato inicial para Bicimad del PP incumplió la libre concurrencia y se realizó además a sabiendas de que la empresa ganadora, Bonopark, no tenía ni solvencia técnica ni económica. Núñez González se ha pronunciado de este modo en la comisión de investigación sobre la munipalización de Bicimad, que pretende dilucidar si hubo irregularidades en la adquisición del servicio por parte de la EMT por 10,5 millones de euros en una decisión del Gobierno de Ahora Madrid cuestionada por el PP y Cs.

En la sesión de hoy se ha analizado el contrato por el que se puso en marcha ese servicio en el mandato de Ana Botella con un importe de 25 millones de euros frente a los 51 que se habían previsto para un servicio similar en 2009, una decisión tomada por los técnicos, según ha defendido hoy el delegado de Medio Ambiente y Movilidad de esa época, Diego Sanjuanbenito.

El secretario general de la Asociación de Marcas y Bicicletas de España ha considerado con respecto a ese contrato que desde el momento en que Bonopark afirmó que el sistema sería de bicicletas eléctricas ya se vio que no iban "a cuadrar los números".

El compareciente ha expuesto que Bonopark era en aquél momento -en 2013- una empresa desconocida que "solo prestaba un servicio con cien bicicletas en Donostia" y que de hecho en la asociación "saltaron las alarmas" cuando se vio que la adjudicataria era una firma que además no garantizaba por sí misma la solvencia sino a través de una tercera empresa que gestiona las bicicletas públicas de Nueva York.

"El servicio fue bastante deficitario", ha considerado el compareciente, que impulsó una denuncia ante la Comisión Nacional de la Competencia porque entendía que se daba el contrato a una empresa no capacitada técnicamente.

EL EXDELEGADO DE MEDIO AMBIENTE. DIEGO SANJUANBENITO, ASEGURA QUE EL CONTRATO LO DECIDIERON LOS TÉCNICOS

El delegado de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid durante el Gobierno de Ana Botella, Diego Sanjuanbenito, ha afirmado hoy que el pliego de adjudicación del servicio público de bicicletas Bicimad y su importe lo redactaron "los técnicos" bajo la supervisión de subdirectores como la actual coordinadora del área, Paz Valiente.

Sanjuanbenito ha defendido hoy en la comisión de investigación sobre la municipalización del servicio de alquiler de bicicletas por parte del Gobierno de Ahora Madrid que en 2013, la adjudicación del contrato a la empresa Bonopark por 25 millones de euros se ajustó a la legalidad y sin ningún informe que pudiera acreditar la falta de solvencia.

En ese sentido, ha comentado que no le correspondía a él como delegado "determinar el modelo económico de los contratos" ya que de esa tarea se ocupa "un cuerpo técnico bastante experto" en el que sí intervenían los subdirectores, entre ellos la de Sostenibilidad, Paz Valiente, actual coordinadora general del área dirigida por Inés Sabanés.

"En contratación pública nunca he visto que nadie vaya a licitaciones para perder dinero en vez de ganarlo", ha comentado. Además, Sanjuanbenito ha negado que esos estudios de la etapa de Gallardón para crear un servicio dotado con 52 millones de euros sean el antecedente de Bicimad, porque, ha dicho, el "enfoque" era distinto ya que se concebía la bicicleta como un servicio integrado de movilidad y no como un "sistema publicitario ni para turistas".

El exresponsable de Medio Ambiente y Movilidad ha defendido que el Ayuntamiento tuvo que afrontar "un ajuste bastante grave" y que tomó la decisión política de poner en marcha ese servicio, aunque "determinar el volumen de inversión" no correspondía a los políticos sino a los técnicos.

Este servicio -ha dicho- tenía "un riesgo cero" para el Ayuntamiento ya que se estableció un sistema mediante el cual solo se pagaba por el servicio efectivo prestado, es decir, por el rodaje de las bicis, lo que generó las quejas del concesionario.

Sanjuanbenito ha defendido en todo caso que ese contrato inicial lo redactaron los técnicos municipales y por ello ha reprochado que "se haya insinuado que no hayan hecho bien su trabajo" puesto que ocupan los mismos puestos y en algunos casos incluso están dirigiendo el Gobierno municipal, ha dicho en referencia a la número dos de Sabanés, Paz Valiente.

RUTH PORTA, EXEDIL SOCIALISTA, DENUNCIA LA LAXITUD DE BOTELLA CON LAS EMPRESAS

La exconcejal socialista Ruth Porta, en la oposición cuando el PP adjudicó el contrato del servicio de alquiler de bicicletas a Bonopark, ha afirmado hoy que el Gobierno municipal era "muy laxo" con las empresas para que éstas pudieran hacer lo que quisieran, y ha dicho que esa decisión era política, en ningún caso técnica.

La exedil socialista Ruth Porta ha comparecido hoy en la comisión de investigación sobre la munipalización de Bicimad, que pretende dilucidar si hubo irregularidades en la adquisición del servicio por parte de la EMT por 10,5 millones de euros en una decisión del Gobierno de Ahora Madrid cuestionada por el PP y Cs.

La decisión se tomó con el objetivo de asegurar la continuidad del servicio tras una negociación con Bonopark, que había presentado un reequilibrio económico que alcanzaba los 8,8 millones (3,6 y pagos mensuales hasta el fin de la concesión de 560.000 euros).

En la sesión de hoy se ha analizado el contrato por el que se puso en marcha ese servicio en el mandato de Ana Botella con un importe de 25 millones de euros frente a los 51 que se habían previsto para un servicio similar en 2009, una decisión tomada por los técnicos, según ha defendido hoy el delegado de Medio Ambiente y Movilidad de esa época, Diego Sanjuanbenito.

Ruth Porta ha rebatido hoy esa afirmación puesto que, ha dicho, "los pliegos se diseñan" en virtud de la decisión sobre el servicio que toma el equipo de Gobierno, y en este caso -ha incidido- la voluntad reflejada en el diseño de los pliegos era la de "ser laxos con las empresas y tremendamente exigentes con el Ayuntamiento". "Los técnicos reciben instrucciones", ha especificado Ruth Porta, que ha ejemplificado que si en un caso como el de Bicimad los políticos indican que se pida "poca solvencia", éstos en el pliego no pueden indicar lo contrario. Además, ha cuestionado que el tipo de contrato elegido fuese el de servicio público.

La socialista ha defendido que "dentro de la legalidad" se toman decisiones políticas cuestionables, como a su juicio lo fueron los contratos integrales de servicios con los que se hipotecaban -ha dicho- varias legislaturas. "Asuman sus decisiones, no le echen la culpa a los técnicos", ha pedido la socialista.

"Hubo mucha precipitación en Bicimad, mucha más que en el resto de los contratos integrales", ha dicho la socialista en referencia a las prisas de la entonces alcaldesa, Ana Botella, por dejar a la ciudad un "legado" tras una legislatura muy difícil por los ajustes económicos.

Aunque posteriormente ha retirado sus afirmaciones, la socialista Ruth Porta ha dicho que desde el PSOE se denunciaron irregularidades en numerosas ocasiones pero "en aquél momento la mafia del PP campaba a sus anchas por la Comunidad de Madrid" y ha sostenido además que había pactos previos con las empresas que recibían las adjudicaciones.