El Ayuntamiento ya sanciona en Ópera a los no residentes

El Ayuntamiento ya sanciona en Ópera a los no residentes

Desde este domingo todo conductor que entre en el perímetro de la Área de Prioridad Residencial (APR) del barrio de Ópera sin permiso es sancionado con una multa de 90 euros.

El Ayuntamiento de Madrid restringe la circulación a los vehículos privados (solo se permite a los vecinos) en la zona delimitada por la plaza de España, la Gran Vía, la plaza del Callao, la calle del Carmen, la Puerta del Sol, la calle Mayor, la plaza de Oriente y la calle de Bailén.

Las normas, modificadas por un decreto del 23 de octubre, incluyen requisitos para solicitar autorización para vehículos adicionales a los de los residentes empadronados con independencia de su titularidad, según ha recordado el Ayuntamiento en un comunicado.

Los residentes podrán solicitar autorización de acceso, además de para los vehículos de su propiedad, para dos vehículos adicionales de los que no sean titulares. Y se amplía de diez a veinte el número de autorizaciones puntuales al mes sin justificación.

Los mayores de 70 años, por su parte, pueden obtener un máximo de dos autorizaciones para vehículos adicionales -antes era una-, al igual que los residentes con dificultades de movilidad, exigiéndoseles en este caso un informe del Servicio Público de Salud.

En el caso de que se realicen obras en los inmuebles se concederán permisos con vigencia de hasta un año para un máximo de tres vehículos de las empresas encargadas de los trabajos.

Los titulares de comercios y empresas situados en el APR podrán solicitar autorización de acceso para cinco vehículos de su propiedad, más dos para vehículos adicionales.

Se les permitirá veinte autorizaciones puntuales al mes, sin justificante.

En caso de obras en la oficina o el comercio, se autorizará el paso de uno a tres vehículos.

Para los titulares de establecimientos de hospedaje que no dispongan de plazas de aparcamiento para sus clientes, se establece un régimen específico: podrán solicitar cinco autorizaciones permanentes y un número de permisos puntuales al mes, que será el equivalente al diez por ciento del número de habitaciones del establecimiento, cuando éste no disponga de aparcamiento propio.

En el caso de los propietarios o arrendatarios de una plaza de garaje situada en un APR, el decreto incluye la posibilidad de que obtengan permiso para dos vehículos sin necesidad de demostrar su titularidad.

El horario de carga y descarga para los vehículos industriales y comerciales autorizados se modifica: será de 8.00 a 13.00 horas, y dos horas más, hasta las 15.00 horas, exclusivamente para los vehículos limpios y no contaminantes que dispongan de la correspondiente autorización de estacionamiento del SER.

Para obtener autorización de carga y descarga hay que aportar la tarjeta de transporte expedida por la administración competente y, en calles peatonales, pedir una autorización específica.

En el caso de los titulares de comercios o empresas ubicados en el exterior del APR que realicen habitualmente servicios a domicilio, deberán acreditar que han realizado al menos diez servicios en los cuatro meses previos a la solicitud de autorización.

Cuando se cree una nueva APR se autorizará a las empresas que demuestren que prestan servicios al menos a tres clientes ubicados en dicha área.

La retirada de contenedores de la vía pública se considera como una actividad de servicio a domicilio que no requiere acreditación del requisito de habitualidad. Si los vehículos son propulsados con energía limpia, se permitirá dar de alta ocho vehículos más.

El decreto del 23 de octubre regula asimismo los requisitos para el acceso de vehículos de empresas de mudanzas y de vehículos oficiales de las administraciones públicas; así como los de vehículos de las empresas concesionarias de servicios del Ayuntamiento de Madrid y de otras administraciones públicas.

El Ayuntamiento está estudiando un sistema de información al ciudadano para que la primera vez que incumpla las normas de acceso a un APR le llegue la notificación de que será sancionado; de esta forma se quiere evitar que continúe cometiendo la misma infracción hasta que le llegue la multa.