El Ayuntamiento declara especialmente protegida de ruidos la zona centro de Madrid

El texto definitivo del Plan contra la contaminación acústica en el distrito Centro de Madrid suprime la habilitación al Ayuntamiento para retrasar una hora la apertura de los locales más ruidosos y reduce el porcentaje de plazas de aparcamiento exigidas a las nuevas actividades.

Estas eran dos de los principales puntos de desacuerdo entre el Gobierno municipal y la Plataforma Empresarial del ocio de Madrid, que llegó a pronosticar que medidas como estas causarían el cierre de 1.500 empresas en dos años.

Según ha informado en rueda de prensa la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, la Junta de Gobierno ha aprobado hoy con carácter definitivo el Plan y la Declaración de la Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) del distrito Centro.

La aprobación inicial se produjo en marzo de 2012 y tras un período de información pública de un mes se estudiaron las 28 alegaciones que presentaron empresarios, vecinos y grupos políticos y se estimaron parcialmente 24.

Además de las dos modificaciones citadas, también se han incluido propuestas para la elaboración del Plan de Movilidad, como la implantación de medidas específicas para el control del régimen de carga y descarga, o restricciones al estacionamiento, y se ha decidido elaborará una Guía de Buenas Prácticas.

"De esta forma -ha subrayado-, el Ayuntamiento da respuesta a las reclamaciones vecinales para reducir los altos niveles sonoros ambientales que producen el elevado número de actividades de ocio del distrito".

Este plan tiene como antecedente la primera zona de ocio nocturno cartografiada, que fue la de Aurrerá, en Moncloa, que se declaró ZPAE en octubre de 2010.

En Centro se han tenido en cuenta los datos obtenidos para el tráfico rodado del Mapa Estratégico del Ruido y se han realizado dos campañas de medición que confirmaron que los niveles sonoros por la noche no cumplen los objetivos de calidad acústica establecidos en la mayoría de las zonas del distrito y llegan a superarlos en algún caso en más de 10 decibelios.

Atendiendo a los niveles de contaminación acústica existentes, se han establecido tres zonas de contaminación acústica con características y medidas correctoras diferentes: alta, cuando se supera el objetivo en 10 o más decibelios; moderada, cuando se supera entre 5 y 10 decibelios, y baja, cuando la superación no llega a 5 decibelios.

El entorno de Malasaña, el área de Chueca a la derecha de la calle de Hortaleza, de las cavas, así como el entorno de la plaza de Santa Ana en Huertas es donde hay una mayor actividad de ocio nocturno y son consideradas zonas de contaminación acústica alta.

En la zona de contaminación acústica alta no se permitirá la apertura de nuevos locales de espectáculos públicos (restaurantes o café espectáculo, salas de fiesta), actividades recreativas (discotecas o salas de baile) y otros establecimientos como bares de copas, bares o restaurantes.

Para los locales de ocio potencialmente más molestos (como discotecas, salas de fiesta y bares de copas) se habilita al Gobierno municipal para adelantar su horario de cierre; y en los locales que ya existen sólo se admitirán los cambios de actividad cuando la nueva a implantar sea menos molesta que la actual, por ejemplo, una discoteca podrá cambiar a restaurante, pero no a la inversa.

En la zona de contaminación acústica moderada sí se permitirá la instalación solo de bares o restaurantes aunque con un determinado régimen de distancias.

En la de contaminación acústica baja se permitirá la instalación de nuevos locales de ocio nocturno pero con un régimen de distancias entre el nuevo local y las actividades existentes, según éstas se encuentren en una zona de contaminación acústica alta (100 metros), moderada (75) o baja (30).

La declaración de ZPAE también incluye medidas de carácter general, entre ellas la exigencia de que todas las actividades nuevas dispongan, con carácter exclusivo, de un número de plazas de aparcamiento igual al 10 % -en el texto inicial era el 27 %- de su aforo en un radio máximo de 200 metros de su ubicación.

También, la elaboración de un Plan de Movilidad para el distrito de Centro, que permita adecuar la demanda de movilidad específica durante los periodos de ocio nocturno, que incluirá, entre otros puntos, un estudio de la implantación de un régimen regulador especial de la carga y descarga.

En este plan se incluirá asimismo intensificar el control del estacionamiento en doble fila, limitar el aparcamiento en superficie en determinados días y horas para los no residentes, estudio la peatonalización de aquellas calles donde la medida sea efectiva y continuar con la realización de campañas de concienciación y sensibilización dirigidas a los usuarios de ocio nocturno.

Igualmente se abordará el control de la venta y consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública y se elaboración de una Guía de Buenas Prácticas.