El Ayuntamiento cambia los usos de cinco edificios obsoletos en polígonos del centro

La Junta de Gobierno de Madrid ha aprobado este jueves cambiar el uso de cinco edificios obsoletos en antiguos polígonos industriales de la ciudad para convertirse ahora en una residencia para colectivos en condiciones de marginación, vivienda colectiva o un establecimiento de hospedaje.

Han sido cinco los planes especiales a los que se ha dado luz verde para autorizar la realización de obras y el cambio de uso en edificios obsoletos de uso industrial, situados en antiguos polígonos industriales del centro de Madrid.

Todos ellos están regulados por la Norma Zonal 9 grado 1º del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997, ha detallado el Ayuntamiento en un comunicado, que permite la tramitación de un Plan Especial para la implantación de usos alternativos al industrial (terciario, dotacional, residencial). También se permite aumentar la edificabilidad del edificio.

Bajo este planteamiento, la decisión de la Junta de Gobierno permitirá transformar el edificio situado en la calle de Belmonte de Tajo, números 52-54, en una residencia para colectivos en condiciones de marginación (uso dotacional de servicios colectivos, en su clase de equipamiento privado).

En los edificios situados en la calle San Enrique, número 5, calle Nieremberg, 10-14 y calle López de Hoyos, número 143, el uso industrial de las edificaciones existentes pasará a ser sustituido por un uso residencial de vivienda colectiva y un uso terciario comercial.

En el edificio situado en la calle Ronda de Valencia, 1, se podrá autorizar la implantación de un uso terciario comercial, en categoría de mediano comercio y un uso terciario de hospedaje.

En todos estos casos, las transformaciones que finalmente se lleven a cabo permitirán poner en valor, conforme a las necesidades actuales de la sociedad, enclaves concretos de la ciudad que han ido perdiendo progresivamente su funcionalidad anterior, ha explicado el Consistorio.