El Ayuntamiento de Madrid pide una tasa por el uso lucrativo del espacio público

El Ayuntamiento de Madrid ha pedido al Gobierno que modifique la Ley de Haciendas Locales para poder instaurar una tasa por los servicios que presta a los clubes de fútbol de la capital cuando juegan en casa y a las empresas que hacen una ocupación lucrativa del espacio público. Sería el caso de los patrocinios y también se incluiría dentro de esta tasa los partidos de fútbol ya que generan una serie de gastos a las arcas públicas, desde limpieza a seguridad.

Según ha informado hoy el vicealcalde de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, en declaraciones a la prensa mientras asistía al Pleno del Ayuntamiento, el equipo de Ana Botella ha trasladado ya su petición al Gobierno y éste le ha pedido un borrador de lo que podría ser esa modificación de la Ley de Haciendas Locales.

Ahora, el objetivo del Ayuntamiento es trabajar a lo largo de los próximos meses en esta iniciativa tanto con el Gobierno de España como con otros ayuntamientos para que salga adelante esa modificación legal. Por ello se ha dirigido también a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) "para que exista un consenso que produzca un cambio en el marco legal general", según Villanueva.

El vicealcalde de Madrid ha indicado que en la tasa se tendrá presente el coste para las arcas públicas de los servicios municipales -seguridad, sanitarios y limpieza- que se prestan a los clubes o a las marcas comerciales y el retorno que para éstas produce la utilización del espacio público "que es de todos". Ha aclarado que el Ayuntamiento no está hablando "del derecho de ejercicios fundamentales, como puede ser el de manifestación, reflexión que merece un punto y aparte, sino de la utilización lucrativa del espacio público".

El objetivo, ha resumido, es "que esos servicios que la ciudad pone a disposición de una empresa privada tengan un retorno económico para los madrileños".

BOTELLA GARANTIZA LA CONTINUIDAD DE LA AYUDA A DOMICILIO

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha asegurado que mientras esté al frente del Ayuntamiento "la Ayuda a Domicilio no se va a rebajar", como el Grupo Municipal de UPyD ha denunciado en el Pleno.

Ortega ha puesto como ejemplo de su preocupación la retirada de la financiación a las escuelas de música y danza, que considera esenciales como "formación de los jóvenes", y también ha preguntado "qué va a pasar con las ayudas a domicilio, los centros de día, las comidas a domicilio, las residencias, la fisioterapia preventiva y el programa de respiro familiar". "Son cuestiones muy serias y mientras gastan dinero en proyectos de dudosa viabilidad como los Juegos Olímpicos y en cargos puestos a 'dedete', los más necesitados lo van a sufrir y no estamos de acuerdo", ha manifestado Ortega, que ha afirmado que "el nuevo contrato de Ayuda a Domicilio ha bajado un 50 % al mes, de 14,4 a 6,6 millones".

En su respuesta, la alcaldesa ha asegurado que esa afirmación "es mentira" y ha pedido a Ortega -al que precedieron en la misma denuncia en días pasados los grupos socialista y de IU- que "no vuelva a decir que la Ayuda a Domicilio se ha rebajado en un 50 %".

En la ciudad de Madrid, ha subrayado la alcaldesa, "las cuestiones que afectan a las personas más necesitadas van a seguir".

EL PARO EN MADRID

Jaime Lissavetzky ha preguntado a la alcaldesa en el Pleno municipal si mantiene su compromiso, recogido en el programa electoral del PP, de crear 150.000 nuevos empleos y aproximarse a la cifra de 2 millones de puestos de trabajo en Madrid, cuando más de un año después hay 26.301 parados más y 1.703.000 afiliados a la Seguridad Social.

Botella ha asegurado que el desempleo es la "principal preocupación" de su Gobierno porque es el "principal problema" de la ciudad y ha mostrado un gráfico en el que "se ve muy claro", ha comentado, que el paro en Madrid es mucho menor que el andaluz, "donde (los socialistas) han gobernado siempre", y de la media nacional. Eso, a su juicio, demuestra que las actuaciones de los gobiernos autonómico y municipal del PP en Madrid han sido "sin duda más eficaces" que las de los gobernantes socialistas.

Además, Botella ha manifestado que al Partido Socialista y al Gobierno en el que Lissavetzky estuvo le reconoce "otros méritos, pero en materia de empleo no deben dar consejos porque sus políticas han sido una fábrica de desempleados", "la mayor fabrica de parados de la historia reciente".

"La evolución del paro está absolutamente en negativo para Madrid", ha declarado Lissavetzky, que ha acusado a la alcaldesa de no tener "un plan claro" en este aspecto para la ciudad de Madrid y de mantener "malos ejemplos, como este Palacio de Cibeles, en el que se han gastado 510 millones de euros", con la cantidad de parados que tiene la ciudad.