El Ayuntamiento de Madrid estudia crear una moneda local para beneficiar al pequeño comercio

El Ayuntamiento de Madrid estudia crear una moneda local para impulsar y beneficiar al pequeño comercio.

Sigue los pasos de un proyecto similar que arranca este octubre en Barcelona: el REC es una moneda ciudadana para fomentar el comercio de proximidad y fortalecer las redes asociativas

El Ayuntamiento de Madrid estudia un proyecto piloto que pasaría por crear una moneda local a implantar en un marco restringido, concretamente destinada al pequeño comercio para su impulso y beneficio, han informado fuentes municipales.

El proyecto piloto es uno de los puntos incluidos en las 69 acciones que contiene la Estrategia de la Economía Social y Solidaria, presentada ayer por el delegado de Economía y Hacienda, Jorge García Castaño. Fuentes del área han señalado que, de momento, lo que se quiere hacer es un estudio para evaluar las posibilidades de implantación.

Proyecto similar en Barcelona: el REC

Esta idea sigue los pasos de un proyecto similar ya puesto en marcha en Barcelona: durante este mes entrará en vigor el REC (Recurso Económico Ciudadano), una moneda ciudadana impulsada por el Ayuntamiento que preside Ada Colau que será valida en 86 comercios de proximidad del Eje Besòs para "fomentar la economía y el comercio de proximidad, empoderar a los vecinos y fortalecer las redes asociativas".

Se trata de una moneda digital que tiene paridad con el euro y que permite realizar pagos entre la tarjeta o móvil del cliente y el móvil de los establecimientos colaboradores de forma instantánea y sin costes. Se basa en la tecnología 'blockchain', a través de la aplicación Rec para móvil o una tarjeta con código QR.

En Madrid, como recoge el diario 'ABC', la idea de la moneda local partió del equipo de Carlos Sánchez Mato. Se llegó incluso a barajar un nombre, el madroño. Fuentes de Hacienda han indicado que todavía está en un proceso muy embrionario, en el que aún no se ha avanzado y, por tanto, no hay nombre definitivo. La Junta de Gobierno aprobó el pasado 26 de septiembre la Estrategia Municipal de Economía Social y Solidaria 2018-2025, que busca dirigir la economía local hacia modelos más democráticos, inclusivos, equitativos y sostenibles.

La Economía Social apuesta por valores como la primacía de las personas y el objeto social sobre el capital. Orienta el modelo económico hacia la cohesión social, a un crecimiento innovador, sostenible e integrador y a la creación de empleo de calidad en Europa.