El Ayuntamiento de Madrid aprueba el Plan de Reestructuración de su Sector Público

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, no descarta la privatización o la participación de socios privados en la gestión de alguno de los espacios públicos de la ciudad, además de reducir el sector empresarial del Ayuntamiento mediante la fusión, disolución y desinversión de sociedades municipales.

En rueda de prensa tras la reunión semanal de su gobierno, la alcaldesa ha informado de la aprobación hoy del Plan de Reestructuración del Sector Público del Ayuntamiento de Madrid, que fija como objetivos la estabilidad presupuestaria, la sostenibilidad financiera y la eficiencia en el uso de los recursos públicos.

El Plan no establece cómo afectará la reestructuración al empleo en las empresas municipales sino que será cada una de ellas la que deberá contestar a esa pregunta tras concretar las medidas a adoptar para cumplir esos objetivos y negociar con los sindicatos.

Botella ha dicho que hay además "una razón evidentemente política: la administración municipal tienen que servir a los madrileños y hay que reestructurar el sector público para mantener las empresas que sean viables económicamente".

Estas medidas se adoptan para, en palabras de la primera edil, conseguir "estabilidad presupuestaria, sostenibilidad financiera y eficiencia en el uso de los recursos públicos".

Las medidas que habrán de estudiarse en los consejos de administraciones se adoptan "sin esperar" a la reforma de la Ley de Bases de Régimen Local, como ha explicado Botella, y van en la línea del compromiso del Gobierno de la Nación de reducir el sector público. "Todas las administraciones gobernadas por el PP están de acuerdo con reducir su tamaño".

"No estamos cerrados a aquellas formas de gestión o de colaboración público privada que reduzcan los gastos sin rebajar la calidad de los servicios", ha apuntado.

UNA UNICA EMPRESAS MUNICIPAL FUSIONARÁ MADRID VISITORS, MACSA Y MADRIDEC

Una única empresa municipal fusionará Madrid Visitors & Convention Bureau, Madrid Arte y Cultura (MACSA) y Madrid Espacios y Congresos (Madridec), como ha anunciado este miércoles la alcaldesa de la capital, Ana Botella, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno.

También ha adelantado la desaparición en 2013 del organismo autónomo Madrid Emprende, cuyas competencias serán asumidas por la dirección general de Comercio y Desarrollo Económico.

En cuanto a la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS), Botella ha afirmado que la "actuación más inmediata" será la presentación de su plan de reestructuración en el consejo de administración, donde se tendrán que adoptar las medidas necesarias para su viabilidad. Se tratará, en definitiva, de una desinversión con enajenaciones patrimoniales, la mayoría de tipo inmobiliario.

En cuanto a la Empresa Municipal de Transporte (EMT), la delegada de Economía y Hacienda, Concepción Dancausa, ha avanzado que se propondrá la enajenación de activos en propiedad y otras medidas de racionalización como las ya puestas en marcha. La Sociedad Mixta de Servicios Funerarios dejará de existir como empresa municipal en septiembre de 2016.

TRANSFORMACION, DISOLUCION Y DESINVERSION

"Transformación de entidades, disolución y desinversión" son la clave del proceso que inicia el Ayuntamiento, que tiene como primera medida a adoptar la fusión en una única empresa de tres sociedades municipales, Madrid Visitors & Convention Bureau, Macsa y Madridec para que se encargue de la gestión y explotación de los espacios municipales sin diferenciar por su utilidad habitual. En una primera etapa, prevista para este año, se llevará a cabo la fusión de Visitors y Macsa.

La delegada de Economía y Hacienda, Concepción Dancausa, ha afirmado en la misma rueda de prensa que el Gobierno local ha "barajado todas las opciones", incluyendo la privatización, aunque finalmente se ha optado por esta decisión. "Pensamos que es mejor agrupar en una gran empresa que se encargue de los alquileres y de las gestiones de los espacios del Ayuntamiento, que tiene edificios polivalentes", ha insistido.

Botella ha matizado que "una cosa es la agrupación de esos espacios divididos entre empresas y otra es la posible forma de gestión de esos espacios" ya que se "podrían sacar a la gestión privada cualquiera de ellos". "No estamos cerrados a nada cuando hay un proceso tan grande de cambio en las formas de gestión que si no ideamos nuevas fórmulas de gestión va a ser difícil", ha apostillado la regidora.

En este punto, Botella ha defendido la necesidad de ir a la colaboración público-privada para conseguir "una Administración que sirva a los ciudadanos, lo que pasa por reducir su tamaño para ser sostenible económicamente y estable presupuestariamente". "No estamos cerrados a aquellas fórmulas de colaboración público-privada que supongan un ahorro como el de MACSA, que ha conseguido ahorrar más de 7 millones de euros en un año sin rebajar la calidad del servicio", ha subrayado.

EL PRECIO DE LAS PLAZAS DE APARCAMIENTO DEPENDERÁN DE LOS AÑOS QUE RESTEN DE CONCESIÓN

Por otra parte, el precio de las plazas de aparcamiento municipal puestas a la venta dependerá de los años que restan de concesión, es decir, a menos años más económicas y viceversa, como ha explicado este miércoles la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno.

La venta será opcional y quienes lo deseen podrán seguir con su plaza en régimen de concesión. Tras la adquisición, se eliminarán todas las trabas para alquilar o vender la plaza de aparcamiento, como ya avanzó el pasado viernes en el Pleno del Estado de la Ciudad.

La Junta de Gobierno ha iniciado el proceso de enajenación de los aparcamientos municipales, un proceso que afecta a 287 aparcamientos y 113.000 plazas (95.302 de residentes y 18.501 de rotación) y que se iniciará con los 266 aparcamientos de residentes.

SE AMPLIA EL TIPO DE ESTABLECIMIENTOS QUE PUEDEN TENER TERRAZAS

El Ayuntamiento de Madrid amplía el tipo de establecimientos que podrán instalar terrazas, de modo que los restaurantes de los museos o las cafeterías de los teatros están entre los nuevos supuestos recogidos, y abre la opción a las terrazas de más de 100 metros cuadrados, como se recoge en el ideario de la nueva Ordenanza de Terrazas y Quioscos de Hostelería y Restauración, aprobada este miércoles inicialmente por la Junta de Gobierno.

Entre las novedades de la propuesta figuran la ampliación del tipo de establecimientos que podrán instalar terraza, la autorización a las que tienen más de 100 metros cuadrados sin necesidad de acudir a la Comisión Especial de Terrazas, lo que beneficiará a las de quioscos de los parques, además de la supresión de los módulos de velador (espacio mínimo ocupado por una mesa y dos o cuatro sillas) y la posibilidad de anclar elementos que delimiten la terraza o adosarla a la fachada del establecimiento.

También se flexibiliza el régimen de distancias y se establece un procedimiento para la retirada inmediata de la terraza. Además se establecen multas por incumplimiento de la normativa que irán de los 750 euros a los 1.500 euros, pudiendo llegar a los 3.000 en caso de incumplimiento reiterado.

La norma propuesta excluye de su ámbito de aplicación las terrazas en suelo privado de uso privado, como las situadas en el interior de centros comerciales que se regularán por la normativa urbanística.