Cuatro aves especialmente protegidas en la Comunidad de Madrid murieron el año pasado envenenadas.

Los ecologistas señalan a los posibles culpables, piden que se cierren cotos de caza y que sancione duramente a los responsables.

El gobierno regional prepara ya un plan específico para combatir estas prácticas.