La Asamblea rechaza las enmiendas a la totalidad del PSOE e IU a los presupuestos

El pleno de la Asamblea de Madrid rechazó hoy las enmiendas a la totalidad, presentadas por el PSM e IU, al proyecto de presupuestos regionales para 2011, que fueron defendidos por el consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, quien afirmó que "el Gobierno regional ha hecho un ejercicio de responsabilidad al elaborarlos, con el fin de liberar recursos para que los sectores productivos generen más actividad y empleo".

La mayoría absoluta del PP impidió que prosperasen ambas iniciativas parlamentarias. Beteta afirmó que los cuatro pilares sobre los que se sustentan estos presupuestos son "austeridad en la administración, estabilidad presupuestaria, prioridad al gasto social y rebajas de impuestos" y destacó que la contención de gastos administrativos contemplados en el Plan de Ajuste, puesto en marcha al comienzo de la crisis, permite ahorrar 1.730 millones de euros.

Explicó que el 81% del gasto va al área social y destacó que estas cuentas profundizan en las rebajas de impuestos, de manera que, desde que Esperanza Aguirre preside la Comunidad de Madrid, los madrileños se han ahorrado 15.000 millones de euros en impuestos, que habrán permitido crear hasta finales del próximo ejercicio 193.795 puestos de trabajo.

"Los presupuestos se configuran como una herramienta contra la crisis, porque forma parte de una política económica coherente, que genera confianza entre los agentes económicos", manifestó.

La enmienda a la totalidad del Grupo Socialista la defendió el diputado Adolfo Piñedo, quien dijo que estos presupuestos "no contribuyen en nada a la recuperación económica y suponen un lastre para esa recuperación".

Afirmó que las cuentas de Aguirre para 2011, "a pesar de llamarlas austeras, prevén un gasto de 100 millones de euros en propaganda y autobombo mientras recortan en elementos básicos para el sostenimiento del estado del bienestar".

A su juicio, "es un presupuesto insolidario y no responde a criterios de equidad, ya que, por ejemplo, mientras se produce un recorte en la educación pública del 7%, se incrementa la ayuda a los centros concertados en un 0,7%".

Además, los presupuestos en Sanidad "no garantizan la calidad asistencial y de la Atención Primaria", afirmó Piñedo, quien dijo que estas cuentas "vienen a incidir en el modelo político de Aguirre de desmantelamiento de los servicios públicos y representan un grave perjuicio para los madrilños".

La enmienda a la totalidad de IU la defendió su portavoz, Gregorio Gordo, quien pidió a Esperanza Aguirre que reduzca a la mitad el número de altos cargos de su gobierno y un 5% los beneficios de las empresas que gestionan los nuevos hospitales y los peajes en la sombra, y que emplee ese dinero en ayudar a los parados sin prestación económica de la región.

Explicó que IU enmienda estos presupuestos porque "apuestan por la reducción del déficit en lugar de la creación de empleo y comparten con el PSOE la decisión de quitar ayuda a los parados, despedir más barato y recortar las pensiones".

"Esto nos convierte en el único grupo parlamentario que propone una salida social a la crisis", afirmó Gordo, quien pidió a Aguirre un compromiso con los parados madrileños sin prestación y ha subrayado que con la adopción de estas dos medidas las arcas autonómicas ahorrarían 450 millones de euros.

Destacó que desde que Esperanza Aguirre es presidenta el número de altos cargos se incrementó un 43% por ciento y dijo que la reducción de estos a la mitad supondría un ahorro de 150 millones de euros.