La Asamblea de Madrid condena el "brutal atentado" de la mutilación genital femenina

La Asamblea de Madrid se ha mostrado este viernes en contra de la mutilación genital femenina, un "brutal atentado" que busca "someter al otro" y controlar a la mujer. Alumnos del colegio Siglo XXI de Moratalaz han ocupado este viernes el hemiciclo del Parlamento autonómico, donde se ha mostrado un rechazo absoluto a la mutilación genital femenina, una práctica "común en 29 países de Africa, Oriente Medio y Asia", ha afirmado la directora general de Plan Internacional, Concha López. La presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados, que ha sido la encargada de abrir la 'sesión', ha indicado que ahora mismo en España hay 17.000 personas que corren el riesgo de sufrir esta agresión, en su mayoría niñas menores de 5 años.

Adrados ha considerado que esto es "intolerable" y ha sostenido que hay un "enorme trabajo por delante para erradicar este brutal atentado" contra mujeres y niñas. Ha apostado por romper el silencio y por llevar a cabo acciones de sensibilización porque "ni la cultura, ni la religión, ni la tradición pueden ser la excusa para seguir atentando contra la integridad y la salud" de las mujeres y niñas.

La directora general de la Mujer de la Comunidad de Madrid, Dolores Moreno, ha criticado esta "intolerable" vulneración de los derechos humanos de las mujeres y las niñas, que tiene un "enorme impacto" en su salud física y psicológica, y es una violación de su derecho a la salud, la seguridad, el derecho a no ser sometido a torturas y a la vida, en el caso de que el procedimiento acabe en la muerte.

Moreno ha apostado por poner en marcha acciones preventivas y ha indicado que la Comunidad es "pionera" en leyes contra la Violencia de Género, ámbito en el que ha enmarcado la mutilación genital femenina.

Ha señalado que la Estrategia contra la Violencia de Género incorpora medidas específicas contra esta práctica y ha defendido la educación e información como "imprescindibles para combatir esta violencia de los derechos de la mujer".

Por su parte, la directora general de Plan Internacional ha afirmado que la erradicación de esta práctica es "imposible" sin una labor coordinada de todas las partes: familias, personal médico, líderes comunitario y hombres. Además, ha señalado que los políticos deben "defender con leyes que esto se erradique" y "garantizar con recursos" que su eliminación pueda llevarse a cabo. Ha admitido tener un "sabor agridulce" porque "el cambio es lento y a muy largo plazo". De hecho, ha precisado que se necesita una generación más para poder erradicar esta "terrible vulneración de los derechos" de las mujeres.

La directora ha subrayado que es "necesario un esfuerzo coordinado y mucho mayor" y ha puesto sobre la mesa las cifras actuales, de manera que en Guinea el 97 por ciento de mujeres y niñas son mutiladas, una cifra que es del 92 por ciento en Egipto.

"PREVENIRLA EN LA FAMILIA"

El portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Enrique Ossorio, ha apostado por combatir esta práctica con "todos los elementos que tenemos a nuestro alcance". Y es que ha asegurado que es "un atentado a la justicia, a los derechos humanos y a la salud".

El popular ha visto "muy buena noticia" el anuncio que ha realizado el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad avanzando que quiere incluir la mutilación genital femenina en la futura Ley de Violencia Intrafamiliar, y que se incorpore también a la Ley Integral contra la Violencia de Género.

También ha defendido que "hay que prevenirla dentro de la familia, porque muchas veces esta práctica se origina en su seno, como manifestación de un falso principio de identidad".

Por su parte, el portavoz socialista, Angel Gabilondo, ha dicho que "nos tenemos que respetar unos a otros" porque "la primera mutilación es la desconsideración para con los demás".

El parlamentario ha apuntado que la mutilación genital femenina es "una violación de los derechos humanos" y "una forma de pobreza, una forma de forzar la voluntad de elegir, de tratar de someter al otro, una forma de silenciar a los demás" y "no es en modo algunos sostenible".

Por ello, ha apostado por poner en marcha en Madrid un protocolo coordinado con trabajadores sociales, ayuntamientos y mediadores; utilizar los recursos donde son más necesarios y realizar un mapa de riesgo.

"UNA PRACTICA ABOMINABLE"

La portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, ha afirmado que la mutilación genital femenina "no es exclusiva de ninguna religión o clase social, ni conoce fronteras". "De lo que es exclusiva una práctica tan abominable es de una estructura que conocemos como patriarcado cuya finalidad es controlar a las mujeres", ha criticado.

Poniendo la vista en España ha dicho que "lamentablemente en las altas esferas del poder las mujeres no llegan". "El techo de cristal impide que las mujeres accedamos a los lugares de toma de decisiones", ha asegurado y ha considerado que para hacer leyes que erradiquen este tipo de prácticas es "importante que en la esfera de poder haya una mirada de mujer y feminista".

Por último, el portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado, ha dicho a los alumnos del Colegio Siglo XXI que las posibilidades que hay en España "lamentablemente no las han tenido muchos millones de niños" y les ha llamado a aprovecharlas.

Ha defendido que tenemos que ser "conscientes de la suerte que tenemos de vivir donde vivimos", porque "muchos antes que nosotros se dejaron la vida por tener las libertades y el Estado de Derecho que tenemos". Por eso, les ha dicho que son ellos quienes tienen que "impulsar el cambio" y no desaprovechar ninguna oportunidad.