Arranca oficialmente la vendimia en Madrid, que augura vinos de calidad

La consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Ana Isabel Mariño, ha asistido hoy al acto simbólico con el que la región da por iniciada la vendimia, una cosecha en la que se esperan obtener 15 millones de kilos de uvas que se confía que den vinos de calidad por el buen estado sanitario de las uvas.

Durante su visita a la finca experimental El Encín, en Alcalá de Henares, Mariño ha recordado que éste ha sido un año con ausencia de lluvias, con una climatología seca y calurosa, lo que hace que el tamaño de la uva sea menor, pero pese a todo, las previsiones apuntan a una vendimia similar a la del pasado año.

Mariño ha señalado que el Gobierno madrileño apoya al sector vitivinícola con líneas de ayudas, respaldado de forma decidida la Denominación de Origen Vinos de Madrid, y poniendo a su servicio los proyectos de investigación que en este campo se realizan desde el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA).

La temporada de vendimia comenzó en algunas zonas de la región a mediados de agosto, con la cosecha de las variedades de uva más tempranas, aunque es en la segunda semana de septiembre cuando la vendimia se generaliza en toda la Denominación de Origen (DO) Vinos de Madrid.

Hasta el momento 15 de las 43 bodegas adscritas a la DO han iniciado la vendimia, y se prevé que la temporada finalice a mediados de octubre.

Durante su visita a la finca El Encín, la consejera ha recorrido la zona de vendimia y ha participado en una demostración de control ecológico de daños por aves mediante el empleo de la cetrería.

También ha podido comprobar el proceso de prensado del mosto, y ha participado en una cata de vino y de uvas.

Sólo en esta finca se recolectan 2.500 kilogramos de uvas, con las que se elaboran 35 vinos experimentales cuya finalidad es aconsejar a las bodegas en la mejora de sus caldos.

"Investigamos para mejorar la competitividad y la calidad de la uva madrileña, y contribuimos al I+D+i vitivinícola", ha explicado, antes de añadir que Madrid es "una referencia nacional e internacional en el estudio y riqueza varietal".

A través del IMIDRA, se hacen decenas de investigaciones para mejorar los cultivos y su rentabilidad, se estudian las variedades más apropiadas, se recuperan variedades de vid autóctonas, se evalúa la resistencia a las enfermedades y el estado de las vides, y se asesora en el control riguroso de toda la elaboración para mejorar la calidad final de producto.

En la Comunidad de Madrid hay 16.000 hectáreas de cultivo de vino que abarcan 58 municipios del sur de la región agrupados en tres subzonas -Arganda, Navalcarnero y San Martín de Valdeiglesias-, y algo más de la mitad se destinan a producir vino con Denominación de Origen.

Mariño ha destacado la importancia económica del sector como yacimiento de empleo -3.000 puestos de trabajo, más de 2.800 viticultores, y una Denominación de Origen integrada por 43 bodegas-

El año pasado se produjeron en la región 3,3 millones de botellas, sobre todo de las variedades Malvar, Airén, Tempranillo y Garnacha