Aravaca, Mar de Cristal y Barajas, emplazamiento de los nuevos aparcamientos disuasorios

El Ayuntamiento construirá una docena de aparcamientos disuasorios
Aparcamiento disuasorio

La estrategia de sostenibilidad ambiental 'Madrid 360' implantará en la capital tres nuevos aparcamientos disuasorios en Aravaca, Mar de Cristal y Barajas que se suman a los once que quedaban por construir y al ya construido en el Wanda Metropolitano.

Así, se retoma el Programa de Aparcamientos Disuasorios (PAD) aprobado en julio de 2016 que contemplaba la construcción de doce parkings y se añaden tres más que añadirán 10.000 plazas más de aparcamiento.

El 2 de diciembre de 2016, el Ayuntamiento de Madrid habilitó el aparcamiento que ya estaba construido y funcionaba como aparcamiento en la avenida de Portugal (432 plazas), a través de una normativa, como parking disuasorio.

Posteriormente, la Empresa Municipal de Transportes (EMT) comenzó a explotar el parking privado ya construido de Nuestra Señora del Recuerdo, junto a la estación de Chamartín, (819 plazas) también como disuasorio.

El anterior gobierno municipal firmó un convenio con el Atlético de Madrid donde se puso como condición que para poder erigir el Wanda Metropolitano tenían que construir un aparcamiento de uso disuasorio los días que no hubiera partido.

Esta instalación cuenta con tres zonas de estacionamiento (este, sur y oeste). La oeste tiene 744 plazas; la este, 469 plazas. La sur está dividida en dos zonas: una con 191 plazas y otra con 1.609 plazas.

A día de hoy, "está a punto de salir" la licitación de los aparcamientos de Fuente de la Mora y Pitis, que comenzaron a tramitarse este año. Dentro de un año se iniciará la tramitación del aparcamiento de Canillejas en superficie.

A finales del mandato se prevé haber construido los nuevos aparcamientos de Mar de Cristal, Aravaca, Barajas, Villaverde Bajo, Aviación Española, Fuente de la Mora, Pitis y Canillejas.

Los aparcamientos de Valdebebas, Paco de Lucía, Santa Eugenia, San Cristóbal y Colonia Jardín se ejecutarán a largo plazo, ya que presentan problemas de viabilidad por la propiedad del suelo (no son del Ayuntamiento), las conexiones por carretera y las condiciones técnicas.