Ana Botella y su sucesor/a ya tienen presupuesto para el año electoral 2015

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado los que serán los últimos presupuestos del mandato de Ana Botella y los que heredará su sucesor o sucesora, que saldrá de las elecciones del próximo mayo, que podrán gastar en 2015 algo más de 4.388 millones de euros.

Unos presupuestos, aprobados con los votos de la mayoría absoluta del PP y el rechazo de la oposición -PSOE, IU y UPyD-, que permitirán realizar unas inversiones de 346 millones y dejar la deuda cuando acabe el ejercicio en menos de 5.100 millones de euros.

DANCAUSA: MENOS IMPUESTOS, MAS INVERSION Y MENOS DEUDA

En defensa de las cuentas diseñadas por el Gobierno de Ana Botella, la delegada de Economía y Hacienda, Concepción Dancausa, ha dicho que este presupuesto "se resume en menos impuestos, más inversión, más dinero dedicado a servicios y menos deuda".

Es un presupuesto, ha opinado, "en beneficio de Madrid", a la que se ha referido como "una ciudad moderna, abierta y solventa, con una enorme oferta cultural y de ocio", "y de los madrileños". Dancausa ha indicado que la situación "ha cambiado mucho" desde 2011 -cuando se inicio la legislatura- y "las previsiones de crecimiento son mejores para Madrid que para el resto de España".

"De la profunda recesión de 2011 se ha pasado a una estimación de crecimiento del 2,5 para 2015. La situación ha mejorado y el horizonte es mucho mejor que el que se veía en 2012", ha afirmado.

Con los 4.388,2 millones de euros que se aprobarán, 59 menos que este año, Ana Botella en la primera mitad de 2015 y quien salga elegido alcalde o alcaldesa tras las municipales de mayo en la segunda parte del ejercicio, podrán gastar una media de 12 millones de euros diarios.

Todos los capítulos de gasto destinados a la financiación de servicios municipales ven aumentados sus créditos y también crece el capítulo de personal, en 37 millones, un 2,9%, para cubrir el coste de la recuperación de la acción social de los funcionarios (13,7 millones) y el abono a estos, y a todos los altos cargo, del 24 % de la paga extra de diciembre de 2012, que se hará efectivo en la nómina de enero.

Por áreas de gobierno, Economía, Hacienda y Administración Pública contará con un 13% más (52 millones más), seguida por Medio Ambiente y Movilidad, que subirá un 6,4% (75,7 millones) y Seguridad y Emergencias, que crecerá un 3,5% (22,4 millones).

Los distritos aumentarán un 2,5% (12,8 millones); Las Artes, Deportes y Turismo un 1,2% (1,6 millones) y Familia, Servicios Sociales y Participación Ciudadana un 0,86% (1,8 millones). Solo baja Urbanismo, un 5,5% (9,5 millones), al no haber tenido que registrar créditos para la regularización de los justiprecios.

Respecto a la deuda, en 2015 se reducirá la carga financiera en 175 millones, pasando de representar el 25,1% del presupuesto al 21,4%. A finales de 2015 la deuda será de 5.093 millones, situándose al nivel de 2007.

En el lado de los ingresos, el principal serán los 1.333 procedentes del Fondo Complementario de Financiación, los 1.278 correspondientes al IBI; los 514 de la Plusvalía y los 134 del Impuesto de Vehículos, 340 millones menos que este año gracias a la primera reducción de la presión fiscal en una década, aprobada la semana pasada.

En contra de estas cuentas, la portavoz socialista en materia de Hacienda, Noelia Martínez, ha criticado que la alcaldesa, Ana Botella, haya llegado a decir que "la deuda ya no es un problema" y ha ironizado al decir que no será un problema para ella que se va, porque para el Ayuntamiento supone casi 1.000 millones y cerca de una cuarta parte del presupuesto.

El concejal de IU Jorge García Castaño, ha destacado que en este ayuntamiento casi todo está privatizado y que la administración municipal ha quedado reducida "a la mínima expresión" mientras apuesta por "favorecer a un pequeño número de empresas", a las que se ha referido como "banda".

Por su parte, el portavoz municipal de UPyD, David Ortega, ha dicho que no se puede creer estos presupuestos, realizados bajo el principio "deuda, deuda, deuda", y ha pronosticado su fracaso, como en los años anteriores.