Alumnos y profesores de la Politécnica se encierran contra la supresión del grado de Ingeniería Civil

Alumnos y profesores del Grado en Ingeniería Civil se han encerrado esta noche en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Civil de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) contra la decisión del Rectorado de eliminar esta titulación.

El encierro se ha desarrollado a cabo en las instalaciones del campus de Atocha, situado en los números 3 y 5 de la madrileña calle de Alfonso XII.

El decano del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros Civiles de Madrid, Alejandro Alañón, ha expresado su apoyo a los alumnos y ha pedido al rector de la Universidad Politécnica que recapacite y reconsidere la supresión de estos estudios.

Los alumnos han convocado una manifestación para este jueves, en la Escuela Técnica Superior de Edificación, el mismo día en el que la Junta de Gobierno de la UPM pretende votar la extinción de este título, entre otros puntos del orden del día.

Según ha dicho Alañón, actualmente conviven dos grados y pretenden suprimir el de Ingeniería Civil, "impartido en el campus Atocha, que tiene dos intensificaciones (especialidades) y es un título finalista, orientado al ejercicio de la profesión, muy valorado y demandado por las empresas".

El otro grado, de Ingeniería Civil y Territorial, se imparte en Ciudad Universitaria, "tiene una intensificación (especialidad) y según la Aneca es estadio intermedio para obtención de otro título posterior, un máster. No es un título finalista", según Alañón.

A su juicio, las justificaciones que da la UPM "no son reales, están mezclando certificaciones académicas y profesionales. Quieren suprimir el grado del campus de Atocha para privilegiar el otro, que orienta a los alumnos a tener que hacer a continuación el máster de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos".

Por ello, la Junta de la Escuela se reunió este miércoles de manera urgente para reclamar el mantenimiento del Grado de Ingeniería Civil que se imparte en esta escuela y mostrar su oposición a la extinción del título. El Instituto de Graduados en Ingeniería e Ingenieros Técnicos de España (INGITE) también se opone a la decisión de suprimirlo.

La nueva Mesa de la Ingeniería de la Comunidad de Madrid, que representa a siete colegios profesionales de Ingeniería de la región, también mostró, el pasado enero, en un manifiesto respaldado desde INGITE, su apoyo a la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Civil ante la decisión comunicada por el rector de la UPM de negar la posibilidad de matrícula de nuevos alumnos a partir del próximo curso 2018-2019.

El presidente del INGITE, José Javier Medina, señala en un comunicado que no entiende "por qué se va a cerrar una Escuela de Ingeniería con competitividad, que, además, es la más prestigiosa de toda España". "Este país necesita formar ingenieros civiles, y una decisión así iría en detrimento de la ciencia y la tecnología española, además de dejar a cientos de alumnos en la calle", según Medina.

Desde la UPM manifestaron el pasado diciembre que la universidad "revisa regularmente todas las titulaciones para adaptarlas a las demandas de la sociedad" y que en este caso se estaba trabajando sobre cómo se iba a ofertar la titulación.