Aletas de tiburón: una medida de protección que no convence a los ciclistas

El ayuntamiento de Madrid ha empezado a instalar protectores de carril bici, un modelo conocido como aletas de tiburón, muy similares a las que se utilizan en otros puntos de la ciudad para separar los carriles bus.

Esta medida no ha sido muy bien recibida por conductores y ciclistas porque las aletas de tiburón son muy rígidas y están muy bien fijadas por lo que aquellos coches que impactan indebidamente se quedan clavados y se requiere la presencia de los bomberos para sacar el vehículo, de hecho varios coches ya han sufrido este accidente en Madrid.

Los ciclistas, por su parte, consideran que esta medida no les protege porque los ciclistas se encuentran en una ratonera sin salida. El carril bici no cuenta con la distancia mínima de separación entre el carril bus, por ello, si un ciclista coincide en ese momento con un autobús, no podrá adelantar y correrá el riesgo de sufrir un accidente.

El domingo 15 de Abril, se realizará en diferentes puntos de la capital una ‘bachefestación’ organizada por la Coordinadora Ciclista de la capital. Una reivindicación que denuncia el mal estado en el que se encuentran los baches de la capital, y en donde los ciclistas comprobaran si estos baches en mal estado han sido reparados por el ayuntamiento. Con este gesto se quiere poner de manifiesto la importancia de la seguridad de los ciclistas, un colectivo que corre un mayor riesgo de caídas en la vía.