Aguirre volverá a bajarse el sueldo y no descarta bajarlo a los funcionarios

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha anunciado este miércoles que "seguro" que se va a volver a bajar el sueldo y no ha descartado hacer lo mismo con el de los funcionarios, si bien ha recordado que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ya se lo bajó un 5% y que este año en la Comunidad de Madrid están congelados.

Durante un desayuno informativo organizado por el diario 'La Razón', la dirigente madrileña ha sido cuestionada por los futuros recortes que se incluirán en el proyecto de ley de modificación de los Presupuestos de 2012 y ha explicado que esta normativa se está perfilando y que "seguro" que ella se bajará el sueldo. "Seguro que me lo voy a bajar", sostuvo Aguirre, quien, no obstante, ha recordado que a día de hoy su salario es un 17 por ciento más bajo que en el año 2008. En cuanto al de los funcionarios, ha reconocido que "de momento" no han tomado ninguna decisión al respecto pero que "tampoco" lo descartan en su Gobierno.

En este mismo sentido, ha sido preguntada por si se plantea reducir el número de funcionarios y ha asegurado que eso "no es algo que se puede reducir". "Lo que sí se podrá reducir es en entes públicos que tengan personal eventual o interino si no son estrictamente necesarios", ha considerado.

NO SUBIRA IMPUESTOS PERO SI TASAS

Sobre si va a subir impuestos, Aguirre ha insistido en que no lo va a hacer porque tiene un "compromiso" con los ciudadanos que es "no subir ningún impuesto y en lo posible bajarlos", si bien ha dicho que "otra cosa" son las tasas que están pensadas "para cubrir el coste del servicio" y, por lo tanto, tendrán que subirlas si quiere mantenerlos.

Aguirre ha explicado que la sanidad les cuesta 7.000 millones de euros al año y la educación básica, más de 4.000 millones de euros. En este punto, ha recordado que lo que dice la Constitución es que la educación básica es "obligatoria y gratuita" y básica, "según las leyes" es de 6 a 16 años aunque luego se añadió de 3 a 6.

En este punto, ha señalado que el 36 por ciento de los niños entre 0 y 3 años está escolarizado en escuelas de la Comunidad de Madrid y ha rechazado usar este término cuando se está hablando de "recién nacidos y bebés". Aguirre ha lamentado que como se habla de escolarización, no se les puede tener "una cuidadora que les quite el pañal" sino una "maestra infantil con el coste que esto supone".

Sobre si es necesaria llevar a cabo más reformas a nivel estatal, Aguirre no lo ha dudado: "Hay que hacer muchísimas". A su juicio, "la primera" es la reforma educativa "que está pendiente y el Gobierno de la Nación tiene que hacerla porque es absolutamente fundamental para la competitividad" del país.

SOBRE LOS HISPANOBONOS: "EL DÉFICIT ES DEUDA Y NO PUEDE SER UNA MANERA DE FUNCIONAR"

Aguirre, se ha referido este miércoles a los hispabonos que va a poner en marcha el Gobierno de la Nación y ha indicado que la solución para las comunidades autónomas está en acabar con el déficit porque este es "deuda" y "eso no puede ser una manera de funcionar".

Preguntada en un desayuno organizado por 'La Razón' sobre si estos hispabonos resolverán el problema de las comunidades más endeudadas, la presidenta de la Comunidad ha indicado que la solución "es acabar con el déficit, que es deuda".

En este punto, ha explicado que el "déficit autorizado" es del 1,5%, y que esto se traduce en 3.000 millones de euros. "Eso va a deuda... esto no puede ser una manera de funcionar", ha sentenciado Aguirre.

SOBRE BANKIA

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha reconocido este miércoles que se debe investigar lo que ha ocurrido en Bankia para llegar a esta situación y buscar responsabilidades al respecto pero ha explicado que en comisión parlamentaria en la Asamblea de Madrid no es posible porque un informe jurídico de la misma no lo permite.

Aguirre ha recordado que en la pasada legislatura, cuando el PP pidió comisiones por la situación de Caja Castilla-La Mancha (CCM) los socialistas se negaron. "Dijeron que el sistema bancario no podía afrontar esos circos mediáticos y que mejor (era) una subcomisión interna", ha explicado Aguirre, quien ha añadido, que en el caso de la Asamblea de Madrid, un informe del secretario explicaba que como el asunto de la fusión es de la anterior legislatura "no se podía".

"Pero que se debe investigar y buscar responsabilidades. Estoy convencida", ha continuado Aguirre, quien cree que "la mayoría de los españoles" no entienden "muchas cosas". En este sentido, ha dicho que como se puede entender que un día Bankia gane 300 millones "y a los 40 días perdía 3.000 millones y habría que provisionar otros 23.000". "No lo podemos entender y nos lo tendrán que explicar", ha dicho.

Aguirre también ha sido preguntada por si es partidaria de las altas indemnizaciones que se llevan algunos directivos de las cajas, a lo que ha respondido explicando que con el anterior presidente de Caja Madrid, tuvo que llamar a los miembros del Consejo para pedir que se negaran a que se les diera otra indemnización. "Me jacto y aquí esta (el presidente de CEIM), Arturo Fernández, que es exmiembro del Consejo de Bankia, de haber impedido que al anterior presidente y equipo directivo se les diera otra indemnización", ha apuntado. Y todo, según Aguirre, "a base de llamar a los miembros del Consejo para decirles que eso era un escándalo monumental". Dice que actuó de esta manera "en contra de algunos" y que "de eso no hace tanto tiempo".

Por otro lado, ha reiterado su convicción de que las cajas de ahorro "como entidades sin dueño porque carecían de propietarios" era un peligro. También ha destacado que en Caja Madrid, el Gobierno de la Comunidad de Madrid "jamás ha tenido ni siquiera la mayoría simple en el Consejo" porque la ley establecía que tenía que haber seis sectores que se pusieran de acuerdos: ayuntamientos, representantes de los partidos en la Asamblea, sindicatos, impositores y entidades sociales. "Todo el mundo se tenía que poner de acuerdo y el consenso es una cosa muy peligrosa".

IBI E IGLESIA

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha reconocido este miércoles que los ayuntamientos "están muy mal de financiación", pero ha asegurado que la Iglesia debe ser la "última" en pagar el Impuesto de Bienes e Inmuebles (IBI) porque hace una labor social "verdaderamente extraordinaria".

Debe haber "infinidad de entidades que no pagan el IBI". Por eso, cree que "con toda transparencia" se tiene que decir "cuáles son esos edificios que no lo pagan" y en función de eso, ver si lo tienen que pagar o no. "Vamos a ver si los tienen que pagar o no. En mi opinión, la Iglesia, la última, porque hace una labor social verdaderamente extraordinaria", ha considerado Aguirre, quien ha añadido que hay otras entidades que "perfectamente podrían y deberían pagar el IBI, que le vendría muy bien a los ayuntamientos".