Aguirre vuelve al trabajo dispuesta a reducir su actividad y a dar titulares

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha retomado este lunes su actividad política tras permanecer una semana apartada de la vida pública después de ser intervenida para operarse de un cáncer de mama y, en su primer acto público, ha asegurado que "gracias a Dios" está mejorando "mucho".

Aguirre ha reaparecido con buen aspecto en un acto de Sanidad celebrado en la Real Casa de Correos, sede de la Presidencia regional, en el que ha estado acompañada por su 'número dos', Ignacio González, --quien a lo largo de la última semana ha asumido la agenda de la presidenta--, y de los consejeros de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados; Sanidad, Javier Fernández Lasquetty, y Familia y Asuntos Sociales, Engracia Hidalgo. "Estoy encantada de retomar la vida política. Me encuentro muy bien, gracias a Dios, tal y como me habían predicho los estupendos médicos de la Sanidad madrileña", ha dicho nada más comenzar su intervención, seguida por numerosos medios de comunicación.

La dirigente regional, que ha afirmado que bajará el ritmo su actividad política hasta su total recuperación --ha especificado que en lugar de asistir a siete actos al día lo hará a uno o dos--, ha manifestado que tiene "una inmensa deuda de gratitud" con las "infinitas muestras de apoyo y de cariño" que ha recibido desde que anunciara que tenía que ser operada. "Son emocionantes e innumerable, sobre todo las de los ciudadanos anónimos que me han expresado su apoyo de diferentes maneras", ha apuntado, al tiempo que agradecido el respaldo recibido por los medios de comunicación así como el de los médicos y enfermeras del hospital Clínico, donde fue intervenida.

El lunes 21 de febrero, la jefa del Ejecutivo autonómico anunció que se retiraba temporalmente de la vida política para someterse a una intervención quirúrgica dado que en una revisión ginecológica rutinaria le habían detectado un bulto en el pecho que tenía que se extirpado.

El día siguiente ingresó en el Hospital Clínico San Carlos, donde se le practicó la cirugía. El jueves 24 abandonaba el hospital y comenzaba su periodo de recuperación que, según los cálculos médicos, se prolongaría por un periodo de diez días. "Salgo ya sin el tumor y con mucho ánimo", afirmó Aguirre al recibir el alta.

MADRID LA PRIMERA REGIÓN QUE IDENTIFICA A LOS ENFERMOS DE ALZHEIMER POR SU HUELLA DIGITAL

Los pacientes de alzheimer y de otras enfermedades cognitivas en la Comunidad de Madrid podrán registrar voluntariamente su huella dactilar para poder ser identificados en cualquier servicio sanitario madrileño y en cualquier momento, gracias a un proyecto pionero en España y que se pone en marcha en Madrid de forma experimental y a partir de mañana en varios puntos.

El proyecto ha sido presentado por la Consejería de Sanidad en un acto clausurado por la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, que, acompañada de varios de sus consejeros, ha vuelto a la vida política tras permanecer diez días de baja por la operación de cáncer de mama a la que se sometió el pasado 22 de febrero en el Hospital Clínico.

El sistema presentado este lunes es un proyecto de identificación biométrica que permitirá a los madrileños la posibilidad de ser identificados mediante el registro de sus huellas digitales, en caso de necesidad, y comenzará a aplicarse a partir de mañana, en fase de pruebas en el área geográfica de Vallecas y Parla.

La responsable de explicar en qué consiste ha sido Zaida Sampedro, directora general de Sistemas de Información Sanitaria del Servicio Madrileño de Salud, quien ha recordado que pueden poner en marcha este sistema, gracias en parte, a que desde el pasado mes de diciembre, con la puesta en marcha de la ley de Libre elección de médico, existe una plataforma en la cual es posible acceder a todos los datos en formato electrónico de los historiales clínicos de los pacientes.

Las ventajas de este sistema, según ha explicado, es que está orientado tanto a los ciudadanos como a los profesionales sanitarios, porque en un momento "de una atención urgente podrán asegurarse que la persona que están atendiendo es la persona que tienen delante y no sólo porque vaya identificada".

Sampedro ha indicado que aunque está orientado para que los beneficiaros sean "toda la población madrileña", en esta fase inicial se van a dirigir especialmente a los pacientes que tenga "algún deterioro cognitivo", por ejemplo, los pacientes de alzheimer, o los mayores que empiezan a tener dificultades de orientación o pérdidas de conocimiento. También está pensado para los pacientes con patología crónica, "los más asiduos a los servicios sanitarios".

Acceder a este proyecto, ha dicho la directora, es" muy fácil" y bastará con que los pacientes que así lo deseen acudan a los centros que han habilitado como puntos de registro, donde se identificarán a través de unos lectores de huella dactilar y mediante este acto, los mismos estarán dando consentimiento para que se pueda acceder al historial clínico.

En la vida real, ha añadido, servirá, por ejemplo, para que en centros sociosanitarios de día, se puedan identificar los pacientes con su huella y acceder directamente a los servicios que se den en el centro. "En el caso de urgencia, de forma inmediata se podrá acceder a los mismos y en una UVI móvil, donde el tiempo es precioso a la hora de atender de forma rápida y segura, también", ha explicado.

EN VALLECAS Y PARLA

Para poner en marcha la prueba, la Consejería de Sanidad comenzará a trabajar en un entorno real "pero reducido y acotado" para que les sirva como un "observatorio con el objetivo de ver el nivel de afectación de los ciudadanos". En este sentido, la identificación dactilar se ofrecerá de forma voluntaria a todos los pacientes del Centro de Salud Federica Montseny y se instalará en el Servicio de Urgencias de Atención Primaria ubicado en este mismo centro sanitario. Asimismo, se ofrecerá a los pacientes del Centro de Salud Rafael Alberti, a los del Hospital Infanta Leonor, a los del Centro de Especialidades Federica Montseny, a los mayores y a los del centro de día de la Residencia Fundación Alzheimer Reina Sofía, dependiente de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales, así como el centro de día en Parla.

Según sus cálculos, se podrán beneficiar unas 300.000 personas. Para completar el proyecto, el SUMMA 112 se unirá a la prueba piloto para instalar en alguna de sus ambulancias este sistema, que permita la identificación rápida e inequívoca de un ciudadano y la consulta de su información clínica electrónica.

Durante las próximas semanas se completarán las acciones necesarias para iniciar la prueba, entre las que se incluyen la dotación a los centros de los sensores y la configuración de los equipos, el plan de formación de los profesionales y la campaña de difusión del sistema en los propios centros que conforman el piloto.

Para iniciar este proyecto, que ya se ha utilizado a nivel interno entre los trabajadores del 112, el paciente, siempre de forma voluntaria, cuando llegue acreditado al centro, se localizará en la base de datos poblacional y se pasará a la identificación de las huellas, donde se le tomarán tres lecturas para la fiabilidad.

Una vez realizado esto, al ciudadano se le entrega un justificante de que se ha registrado en la base de datos y que supone, además, la autorización para entrar en el historial clínico en caso de necesidad. Si va acompañado de tutor (personas que ya no pueden decidir por si solas o niños, en un futuro) éste también tendrá que dar el consentimiento.

ESPERANZA DE VIDA ALTA

Por su parte, la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, ha apuntado que se trata de un proyecto "muy importante" para los pacientes que sufren pérdidas de memoria o de desorientación, y que "son cada vez más" en Madrid porque la sanidad "es tan buena" que se vive "muchísimos años". "En la Comunidad disponemos de uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo en el que yo confío, en el que confían los madrileños y muchos españoles que vienen a Madrid para cuidar de su bien más preciado que es la salud", ha dicho, al tiempo que ha añadido que un "claro" indicador de la calidad de la sanidad madrileña está en la esperanza de vida de la región que se sitúa en 82,96, la más alta de toda España y muy superiores a la de otros países "tan desarrollados" como Alemania, Francia o Japón.

Ese incremento, a su juicio, obliga a "mejorar la atención social que se dispensa a esta población". Por ello, ha explicado que se ha pensado en los mayores, donde es muy frecuente la presencia de estas enfermedades de deterioro cognitivo. He hecho, ha apostillado que el alzheimer representa entre el 50 y el 60 por ciento de los casos. "Este proyecto quiere ayudar a los pacientes y a las familias porque tiene como objetivo identificarles en todo el momento", ha aseverado.

Aguirre ha explicado que en el desarrollo del programa han participado la Consejería de Sanidad en estrecha colaboración con la Consejería de Familia y Asuntos Sociales, además de contar con el apoyo de ICM (Agencia de Informática de la Comunidad de Madrid), "para dar la máxima seguridad posible a aquellos pacientes que sufren pérdidas de memoria o desorientación".

También ha agradecido a la Federación Madrileña de Alzheimer su colaboración en el desarrollo de este proyecto piloto, una felicitación que hizo extensible a los enfermos de Alzheimer y a sus familiares "por su magnífica labor de apoyo", que cobra una especial relevancia en este 2011 en el que se celebra el Año Internacional del Alzheimer, ha recordado la jefa del Ejecutivo madrileño.

En la Comunidad de Madrid residen más de 50.000 enfermos de alzheimer y unos 450.000 familiares se ven afectados indirectamente por las consecuencias de esta enfermedad. El Gobierno regional persigue con este proyecto ofrecer de forma voluntaria a sus afectados el registro de los enfermos para que, en caso de urgencia, puedan ser identificados inmediatamente en un centro sanitario o por el SUMMA 112 y que sus profesionales puedan acceder a sus datos administrativos de identificación e información clínica electrónica.